Viajar con niños lo peor del verano

Lo que menos gusta a los españoles del verano es viajar con niños, según ha desvelado un informe de Huggies Little Swimmers.

Los viajes en coche y con niños pueden hacerse muy largos
Los viajes en coche y con niños pueden hacerse muy largos

A la hora de la verdad las familias están de acuerdo. Viajar con niños en verano puede convertirse en un infierno. Desde el mismo momento en que los pequeños suben al coche hasta que se llega al destino pueden estar preguntado una y otra vez "¿cuándo llegamos?"intercalado con "¿cuánto falta?".

La paciencia de los padres está a prueba en un pequeño espacio móvil cuyo destino es el ansiado relax veraniego. No desespere hay estratégias que harán que el viaje sea mejor. El estudio realizado por Huggies Little Swimmwers da algunas ideas.

Una opción es planificar el viaje con ellos, que se sientan implicados y que cada uno tenga una responsabilidad como llevar el dinero preparado para la gasolina o ocuparse de que los hermanos estén bien. Llevarles entretenimiento y pensar si van a necesitar agua, comida para que esto no sea motivo de lloros es fundamental. Tratar de que vayan cómodos en el coche incluye ropa cómoda.

Otra buena idea es poner algo de música que les guste para distraerlos, además, ya se sabe que la música amansa a las fieras. Durante el trayecto se deben cumplir algunas normas como no gritar, no molestar, no discutir. Mirar por la ventana y comentar el paisaje puede servir de distracción y además aprenderán algo. Por último, tener paciencia y buen humor. No queda otra. Así que mejor ir de buenas.

El estudio de Huggies pone de manifiesto también que los atacos de la operación salida y retorno es lo segundo que menos gusta a los españoles del verano.