OPINIÓN: No tenía titulación

La Razón
La RazónLa Razón

Alejandro tiene 43 años y posee un excelente currículo profesional dentro del mundo comercial y, desafortunadamente, está en paro desde hace casi tres años.
Un día leyó un anuncio y pensó que encajaba a la perfección, escribió solicitando el puesto y fue seleccionado. Se presentó a las pruebas y, tras superarlas satisfactoriamente, fue entrevistado por el directivo bajo cuyas órdenes trabajaría y, tras el informe favorable de éste, le dijeron que pasase por Recursos Humanos para indicarle cuando podía incorporarse.
El responsable de este departamento le señaló que en su currículo no constaba en qué universidad ni en qué especialidad estaba licenciado. Alejandro le manifestó que, tras acabar el bachillerato, había comenzado a trabajar en un concesionario de automóviles y, pese a que había continuado con su formación de forma autodidacta, no poseía título universitario alguno. «Entonces no podemos admitirle -le dijo- ya que la norma de esta empresa es no contratar ejecutivos sin titulación universitaria».
Alejandro, le indicó que en el anuncio no se hacía constar ese requisito y recibió como respuesta un lacónico «hombre, eso se daba por supuesto.
¿Es justo, se pregunta Alejandro, que porque hace veinte años no me licenciase, me excluyan cuando estoy, y así lo han reconocido en la propia empresa, perfectamente capacitado para ocupar ese puesto de trabajo? No supe que contestarle, desde luego cada empresa es muy dueña de marcar sus normas pero, en ocasiones, algunas de ellas parecen absurdas.