Detective a ritmo de rock

Los policías que pueblan las comisarías de las miles de series que se han construido en torno al mundo policial tienen un nuevo estereotipo que añadir a su lista.

Detective a ritmo de rock
Detective a ritmo de rock

La templanza del teniente Furillo en «Canción triste de Hill Street», que tuvo su álter ego español en el inmutable Gerardo Castillo de «El comisario», es muy parecida a la que despliega Dwight Hendricks en «Memphis Beat». Hendricks es un tipo paciente, que utiliza sus métodos deductivos de una forma pausada, intuitiva pero no por ello poco eficaz. Después de deleitar al espectador en «Me llamo Earl» con uno de los personajes más surrealistas que se recuerdan en la ficción, Jason Lee se mete en la piel de un detective amante del rock y del blues y tan fanático de Elvis que pasa parte de su tiempo libre subido a un escenario haciendo versiones de sus canciones. Su manera de enfrentarse a cada caso incomoda a su jefa, Tanya Rice (Alfre Woodward) que le persigue con intransigencia mientras él sólo quiere proteger la esencia de Memphis, su ciudad. Hendricks encuentra consuelo en su compañero Sutton (DJ Qualls) y fuera de la comisaría tiene que lidiar con una madre y una ex mujer. Otro de los alicientes de la serie es que uno de sus productores es George Clooney. En el capítulo de hoy, Hendricks conocerá a su nueva jefa, Tanya Rice, y pronto se dará cuenta de que tendrán problemas de entendimiento. Mientras, comienza a investigar el caso de una anciana a la que han encontrado llena de golpes.