Calabuig recurre el embargo de sus acciones en Aguas de Valencia

Pedraz ordenó quitar de forma cautelar el 7,9 por ciento de los títulos a Fucsa

En la imagen, el presidente de Aguas de Valencia, Eugenio Calabuig

VALENCIA- El presidente de Aguas de Valencia, Eugenio Calabuig, ha recurrido ya la decisión del juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, de embargarle de forma cautelar 7,4 millones de acciones de Agval, que representan el 7,9 por ciento de sus títulos en esta sociedad. Agval, representante del accionariado valenciano en la compañía de agua, es propietaria del 70 por ciento de la firma, mientras que la francesa Suez posee el 30 por ciento.
En la actualidad, Agval pertenece mayoritariamente a Facsa, empresa de la familia Calabuig, que posee el 50,01 por ciento de las acciones, y al Banco de Valencia, con el 49,99 por ciento. La Fiscalía Anticorrupción y el Banco de Valencia (en la actualidad gestionado por el FROB, concretamente por José Antonio Iturriaga) consideran que la cesión del control de Aguas de Valencia a favor de la familia Calabuig Gimeno se produjo de manera «irregular».
La medida cautelar se produce en el marco de la investigación de la Audiencia Nacional sobre la gestión del exconsejero delegado de Banco de Valencia Domingo Parra, su socio Aurelio Izquierdo y el presidente de Aguas de Valencia, Eugenio Calabuig, a quienes la entidad responsabiliza de un agujero de 137 millones de euros y de delitos de estafa, administración desleal y apropiación indebida.
Fuentes de Aguas de Valencia explicaron ayer que los abogados de Calabuig ya han recurrido el embargo cautelar de los títulos, por lo que, de aplicarse, tardará todavía «tres o cuatro meses». Además, indicaron que, a efectos prácticos, no tiene ninguna consecuencia en la gestión de la empresa y su reparto accionarial. Esas acciones embargadas pasarán a estar en manos de un admnistrador, nombrado por la Intervención General del Estado, pero que en ningún caso tendrá un puesto en el Consejo de Administración.
Por ello, la mayoría, según estas mismas fuentes, sigue siendo de la familia Calabuig. «El Banco de Valencia sigue sin poder vender sus acciones sin el permiso de Calabuig, y al contrario». Es decir, el pacto por el que se constituyó Agval, sigue intacto.
Estas fuentes elucubraron sobre la posibilidad de que el Banco de Valencia necesite vender su paquete en la firma de aguas, y quiera «eliminar» el único obstáculo con el que cuenta: Calabuig. De hecho, hace unos meses, el FROB pidió que se le quitase la gestión de la empresa.