Dimite el fiscal general de Panamá por un escándalo de narcotráfico

 El escándalo por la infiltración del narcotráfico en el Ministerio Público (MP) obligó hoy al presidente panameño, Ricardo Martinelli, a aceptar la renuncia del procurador general suplente, Giuseppe Bonissi, al que había designado hace diez meses.

Bonissi, quien había puesto su cargo a disposición hoy intentando disipar cualquier duda sobre la objetividad y transparencia de las investigaciones que se realizaban por las denuncias de corrupción en esa entidad por la penetración del narcotráfico, dijo que había recibido "enormes"presiones por combatir este flagelo.

"El narcotráfico utiliza dos tácticas: o te compra con la gran capacidad financiera que tiene o te destruye tu reputación para lo que tú digas no valga un real, incluso con campañas mediáticas", señaló a los periodistas. Estas presiones y amenazas, que también se ejercen sobre su familia, no han parado las investigaciones sobre este escándalo, indicó Bonissi.

"Podía haberle echado tierrita a esta investigación, pero saqué la cara desde el día uno porque decir que los tentáculos del narcotráfico se estaban infiltrando en el MP era ponerme la soga al cuello, y lo que han hecho muchas personas es halar para apretármela pero voy a seguir diciendo la verdad aquí y en cualquier lado", afirmó.

Bonissi fue nombrado por Martinelli para sustituir en el cargo a la procuradora general, Ana Matilde Gómez, destituida por la Corte Suprema de Justicia (CSJ) después de un polémico proceso en el que se le condenó por escuchas ilegales a un fiscal investigado por corrupción.

Una fuente de la Presidencia panameña confirmó a Efe que la renuncia de Giuseppe Bonissi fue aceptada por Martinelli. 

"El presidente (Martinelli) les comunicó a los miembros de la sociedad civil, con los que estaba reunido, que aceptó la renuncia del procurador Bonissi", señaló la fuente.

El secretario general del Partido Revolucionario Democrático (PRD), Mitchell Doens, expresó a Efe que se imponía la renuncia de Bonissi. "Todo lo que estaba pasando en el MP indicaba que es una institución que ha colapsado", afirmó Doens.

Reconoció que el PRD ejerció una "gran presión"para que Bonissi renunciara, porque muchos de los miembros de este partido, como los ex presidentes Ernesto Pérez Balladares (1994-1999) y Martín Torrijos (2004-2009), entre otros, "están siendo perseguidos por el Ministerio Público".

No obstante, advirtió de que la celeridad con que Martinelli ha anunciado que nombrará un nuevo procurador general antes del 3 de enero próximo le hace prever que lo escogerá "de su entorno".

El ex procurador general Rogelio Cruz, quien fue destituido un día como hoy de ese cargo en 1992 acusado por supuestamente desbloquear 38 millones de dólares del narcotráfico, dijo a Efe que Bonissi "nunca tuvo el apoyo, ni la confianza ni la credibilidad (de su cargo) porque era una persona que había salido del entorno íntimo del presidente"de la República.

"Cuando la Corte destituye finalmente a Gómez, Martinelli debió nombrarlo a él (Bonissi) o a otro como (procurador) titular por el resto del periodo, pero no lo hizo y lo mantuvo en interinidad (como suplente) con el propósito de controlarlo y manipularlo, y de esa manera se terminó de minar su credibilidad", señaló Cruz.

Por otra parte, consideró que "hay mucho de exageración"en los señalamientos de Bonissi sobre el narcotráfico en el MP ya que, según indicó, "en aras de luchar contra el narcotráfico no podemos pasar por encima de la Constitución, las leyes y los derechos de las personas".

Bonissi ordenó a principios de esta semana una investigación y la separación del cargo de altos funcionarios del Ministerio Público, por estar supuestamente involucrados en la liberación de cuatro presuntos narcotraficantes tras el supuesto pago de 400.000 dólares, los que ahora son buscados junto con sus abogados.

El escándalo se puso al descubierto cuando el Departamento Estadounidense Antidroga (DEA) avisó a principios del mes de diciembre a Bonissi que la fiscal antidrogas de las provincias de Herrera y Los Santos, Milagros Valdés, liberó a cuatro panameños acusados de narcotráfico. 

Además, despidió a la jefa de Recursos Humanos del MP, Eva Lorentz y pidió a la Corte Suprema la separación de su secretaria general, Nedelka Díaz, implicadas por Valdés.