La España autonómica protagoniza el 1100 aniversario del Reino de León

Doña Sofía conversa con varios alumnos de la Universidad de Washington
Doña Sofía conversa con varios alumnos de la Universidad de Washington

LEÓN - La influencia del Reino de León en otras pujantes realidades peninsulares, fue, de una forma u otra, el hilo conductor de todas las intervenciones que marcaron el acto central del 1.100 aniversario de la institución medieval, cuna del parlamentarismo. Para Don Juan Carlos, allí se produjo «una versión incipiente de la democracia representativa», y aludió al «espíritu de convivencia y el afán de modernización» que hubo.Acompañado por Doña Sofía, el Rey recordó aquellos primeros atisbos de democracia, cuando, en 1188, la «curia regia se transformó en unas Cortes, convocadas por Alfonso IX, novedosas y abiertas a la voz de los ciudadanos». Don Juan Carlos se mostró orgulloso de la celebración, porque, dijo, aviva la conciencia sobre «los diversos, nobles y antiguos orígenes» de España.Para el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, «el Reino de León fue el más importante de la España cristiana y está ligado a las leyes justas». «En el Reino de León están las raíces institucionales de España y, en cierta medida, de Europa», destacaba Juan Pedro Aparicio, comisario de una celebración que recibió el espaldarazo definitivo con la visita de Sus Majestades, quienes recibieron también la medalla de oro de Castilla y León.Por su parte, el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, subrayó que esta conmemoración debe servir para «estimular la memoria colectiva y reconocer mejor la historia de lo que fue un germen indiscutible de España».Ya en la Colegiata de San Isidoro, donde se hizo entrega de la distinción a los monarcas, Herrera destacó el «papel moderador» del monarca entre los poderes públicos, y la contribución de Don Juan Carlos y Doña Sofía al «ejercicio de la democracia sin traumas».

Sexta distinción autonómicaLa medalla de oro, en reconocimiento al «papel de primer orden» que desde hace más de 30 años han desempeñado para el asentamiento «pacífico» de las autonomías, se produce tras una declaración institucional unánime del 8 de diciembre de 2008. Ante los restos de la mayoría de monarcas del Reino leonés, acompañados por el obispo de la Diócesis, Julián Lopez, los Reyes rezaron un responso para apreciar a continuación las pinturas que se conservan en la «Capilla Sixtina» del Románico Español. Anteriormente, inauguraron las obras de rehabilitación del Palacio de Conde Luna, que será la sede de la Universidad de Washington en España, con cuyos estudiantes pudieron conversar.