Un ejército para el futuro por Jaime Domínguez Buj

La RazónLa Razón

Todos somos conscientes de que los españoles atravesamos momentos difíciles, así nos lo recuerdan los mensajes nada halagüeños acerca del marco socioeconómico en el que nos movemos, que nos convierten en presa fácil del pesimismo. Pues bien, precisamente en este entorno, el Ejército de Tierra representa un conjunto de valores y de actitudes que nos pone en las mejores condiciones posibles para superar esa situación.

Esos valores y actitudes son los que los 80.500 hombres y mujeres que lo constituyen practican día a día, convencidos de su misión de servicio a la Patria como instrumentos de la libertad y seguridad de quienes se honran en pertenecer a una nación que, a lo largo de su dilatada historia, ha sabido superar situaciones más complejas.
Créanme si les digo que, con absoluta seguridad, el Ejército de Tierra cuenta con unos hombres y mujeres que hacen que España disponga hoy del mejor Ejército que haya tenido en muchos años.

Y es que la esencia del Ejército no radica exclusivamente en los medios materiales, de los que disponemos y deberemos seguir disponiendo, sino especialmente en esos valores y actitudes que se concretan en el ejemplo de tantos compañeros nuestros que, todos los días, cumplen fielmente con su deber, bien sea en las zonas de operaciones, alejados de la familia y amigos, bien en el trabajo en territorio nacional, duro y callado como el de otros muchos españoles que día tras día se esfuerzan en ello y, de esta forma, engrandecen a nuestra Patria.

Por ello, no les sorprenderá que, en este día de la Fiesta Nacional, en la fiesta de todos los españoles, manifieste públicamente mi orgullo por liderar a los hombres y mujeres que componen el Ejército de Tierra y mi confianza total en ellos. Me gustaría ser capaz de transmitir esa confianza a todos ustedes, los que lean estas líneas,y de hacerles llegar la felicitación de los que en las filas del Ejército vivimos en plenitud nuestra vocación de servicio a España y a los españoles.

No puedo terminar sin recordar a los que un día pagaron con su vida la fidelidad a su juramento: desafiaron el peligro, se olvidaron de sí mismos y sólo pensaron en que ustedes y yo pudiéramos disfrutar de este día «en paz». ¡No os olvidamos!

 

Jaime Domínguez Buj
General de Ejército Jefe de Estado Mayor del Ejército