Rafa Camino denuncia cómo se aprovecha su ex por Jesús Mariñas

El mal tiempo parece propiciar los rumores. Afirman que hay dos matrimonios cinco estrellas en el disparadero sentimental o al borde de la ruptura. Uno intentó salvarse tras mantener una convivencia de lo más aparente. Son de los que saben guardar las formas. Los otros van poniendo parches, aseguran. Igualito que Kyril de Bulgaria mantiene romance con Cristina Tuñón o Telma Ortiz con el barcelonés Ignacio Cardeús, que la aupó en su cargo barcelonés.Buen contrapunto al calor que rodeó la entrega de los premios Citroën DS3 a la solidaridad en la Embajada francesa. Presidió una adelgazada Infanta Doña Pilar, que vestía un conjunto de seda rayado en rojo, blanco y negro. Nuria González, con la espalda al aire remarcando figurón, concurrió si un Fefé que se restablece de un traspié doméstico. Sebastián Palomo Jr. comentaba la ausencia «justificadísima» de su novia, Olivia de Borbón. «No piensan en matrimonio», comentó insatisfecha la siempre explosiva madre del novio Marina Danko. Se emparejó a un Palomo poco amigo de saraos. «Sólo soy feliz en el campo», señala manteniendo fachón y galanura. Lo reconocieron ante un Miguel Abellán que tiene más que superada la faena de Natalia Verbeke, hoy emparejada al maduro Gonzalo de Castro, su compañero de serie. Rotura total de gustos tras andar liada con Gonzalo Miró. Atildado y con coleta, Abellán desmintió cuernos. Es un señor y no arremete. Distinta actitud a la de Rafa Camino, que sí critica a su ex, otra que tal baila:-Ser mi ex se ha convertido en un chollo aupador, ya lo estáis viendo.-Pues ella cuenta y no acaba de tu tacañería o de cómo pasas del niño, que ya tiene siete años.-¿Eso dice? Los «asturianos» –eufemística manera de referirse al contendiente– son muy originales. Ella sí que pasa de compartir el futuro del pequeño, no me consulta las cosas de su colegio y tan sólo hablamos por teléfono. Es un caso, auténtica desfachatez.Me lo comentó mientras su hermano Paco llegaba casi de manera anónima con la nueva pareja del ex matador, que se echó kilos encima. Le observaban ante la exuberancia de Miriam Díaz Aroca y el bullir de la reaparecida Coral Bistuer con el modelazo de la tarde. También estuvo allí Patricia Olmedilla, duquesa de Terranova, que no dijo nada sobre la ausencia como testigo de su marido, Gonzalo de la Cierva, en el juicio de Ivonne Reyes y Pepe Navarro.