El PP avisará hoy a Mas de que sin su apoyo no hay pacto fiscal

La Razón
La RazónLa Razón

BARCELONA- Un día después de saberse que Cataluña entra oficialmente en recesión, el president de la Generalitat, Artur Mas, recibe hoy en el Palau a Alicia Sánchez-Camacho para explorar los límites de su propuesta de pacto fiscal. Aunque la presidenta del PP catalán avisara a los ciudadanos de que desconfíen de «los falsos mesías» que aseguran que el pacto fiscal es la solución de todos los problemas, está predispuesta a escuchar y negociar la propuesta de financiación que quiere plantearle Mas.

El PP reconoce que Cataluña sufre un déficit fiscal y que necesita un nuevo modelo de financiación, eso sí, que respete la Constitución. Pero también alerta de que lo primero es salir de la crisis. «Si la caja está vacía sólo podemos repartir miseria», suele recordar Mariano Rajoy cuando se le plantea negociar una nueva financiación para Cataluña.

Un dirigente del PP describe con una metáfora marinera, como las que le gustan a Mas, la reacción que tiene el Gobierno cuando desde Cataluña se reclama el pacto fiscal, «el barco se hunde y mientras ellos están en la sala de máquinas achicando agua, en la borda, Cataluña pide que le sirvan un martini».

«Esta no es la legislatura del pacto fiscal, es la de la salida de la crisis», defiende el portavoz del PP catalán, Enric Millo. Y con esta máxima se presentará Sánchez-Camacho en el Palau, con la premisa de que «juntos, podemos», «podemos» salir de la crisis y mejorar la financiación catalana. Porque por mucho que CiU apruebe una propuesta de pacto fiscal en el Parlament, si no tiene el visto bueno del PP, Cataluña no tendrá nuevo modelo de financiación. Para el PP, que recuerda que tiene mayoría en el Congreso, CiU tiene dos salidas, pactar con ellos o entrar en un callejón sin salida.