Fanfan en casa

La Razón
La RazónLa Razón

Fanfan la Moustache, cuyas deficiencias como presidente del Gobierno empalidecen frente a las de Smiley y las de Phillippe Filèse, estuvo en LA RAZÓN. Subrayemos cuatro mensajes que lanzó con rigor: seguridad jurídica, menos gasto público, menos déficit y menos impuestos. ¡Chapeau!

La gente necesita que el líder movilice a la comunidad, lo que equivale a tratarnos como una tribu y a no pensar que igual necesitamos que nos dejen en paz. A esto pareció apuntar el ex presidente cuando pidió pasar del Estado del Bienestar a la Sociedad del Bienestar. Mais, qu'est-ce que c'est, Fanfan? Este salto, o bien no tiene sentido y es pura palabrería, o es una espectacular apuesta por la libertad, porque la diferencia entre Estado y sociedad es que el primero gira en torno a la coacción y la segunda no. Si habla en serio, le quedan dos tareas. La primera es explicar por qué no cambió las bases redistributivas del Estado del Bienestar en sus ocho años de Gobierno. Y la segunda es cómo convencerá a Barbie, anclados como están en el socialismo de todos los partidos y en contradictorias consignas centropoides y antiliberales del estilo: hay que bajar los impuestos pero nunca, nunca tocar el gasto «social».