El aborto a los 16 en manos del médico

La sanidad pública también tendrá que pagar la intervención si se practica en una clínica privada.

Las menores que quieran abortar tendrán que «acreditar» ante el médico que han informado a sus padres
Las menores que quieran abortar tendrán que «acreditar» ante el médico que han informado a sus padres

Queda poco más de una semana para que el aborto libre sea legal en España. El 5 de julio próximo entrará en vigor la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo y, con ella, toda embarazada que lo solicite, podrá abortar antes de la semana 14 (y de la 22 en varios supuestos). La norma también faculta a las menores, desde los 16 años, a tomar esta decisión. Pero, por si el texto normativo no lo dejaba suficientemente claro, el Consejo de Ministros aprobó ayer los dos decretos –uno dependiente de Igualdad y otro de Sanidad– que regulan esta práctica. En el primero se establecen las condiciones que tendrán que reunir las adolescentes si quieren abortar. En principio, se les pide que «acrediten» el consentimiento de uno de sus progenitores o tutores, aunque el decreto no especifica el modo de hacerlo. Un folio con una firma, a la manera de un justificante para no asistir a clase, podría ser suficiente.

Conflictos e informesAun así, las menores no tendrán que comunicar a sus padres la decisión de interrumpir su embarazo si alegan «un conflicto». En este caso, el médico (del centro público o de la clínica privada, en función de la elección de la joven) tendrá que valorar si la menor dice la verdad y decidir si le permite abortar o no. Para ello «podrá solicitar informes psicológicos», pero sólo si lo estima necesario. Es decir, no es un requisito. En el decreto de Sanidad, que garantiza la «calidad asistencial», se hace hincapié en otro cabo suelto de la ley: el derecho a que la sanidad pública pague el aborto. La mujer podrá acudir a abortar a un centro público y si «excepcionalmente» la intervención no se puede practicar, el centro le derivará a la clínica privada de su elección y le notificará «en el plazo de 10 días» que tiene derecho al abono de la intervención. Todo apunta a que esta «excepción» puede convertirse en habitual, pues en la actualidad apenas se hacen abortos en centros públicos por la objeción de conciencia de los médicos. Por ello, las autonomías habrán de firmar conciertos con las clínicas. De momento no lo han hecho, y tampoco han editado la información que se dará a las pacientes. La asociación de clínicas acreditadas ACAI ya se ha quejado.

Protestas pro vida en la recta finalLos grupos pro vida, que no han dejado de manifestarse contra la nueva ley del aborto desde que el Gobierno comenzó la reforma, no dejarán de hacerlo en los últimos días antes de que la norma entre en vigor. Ayer varias entidades se concentraron, como los 25 de cada mes, frente a la clínica Dator de Madrid y, durante toda la semana, prepararán la concentración del próximo sábado, frente al Tribunal Constitucional, en la que pedirán la suspensión de la ley.