Mas utiliza el CEO para sondear si los catalanes votarían la independencia

Si hoy se celebrara un referéndum, ganaría el «sí» con el 42,9 % y el «no» obtendría el 28%

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»

Barcelona- Si mañana se celebrara un referéndum para decidir la independencia de Cataluña, el 42,9 por ciento de los catalanes votaría que sí, el 28 por ciento lo haría en contra y un 23,3 por ciento no iría a votar. Al menos, eso dice el último barómetro de opinión que la Generalitat elaboró entre el 2 y el 17 de junio, tras las elecciones municipales y con el movimiento del 15-M de telón de fondo. El segundo sondeo oficial de la era de Artur Mas, por primera vez, pregunta a los catalanes qué harían «si mañana se celebrara un referéndum para decidir la independencia de Cataluña».

Aunque el «sí» vence con contundencia al «no», en la clásica pregunta sobre qué debería ser Cataluña, sólo un 25 por ciento apuesta por «un estado independiente». Ganan los que prefieren «un estado dentro de una España federal», que son uno de cada tres. Pierden peso los que están a gusto con que Cataluña sea una comunidad autónoma, un 31, 8 por ciento.
Al nuevo director del Centro de Estudios de Opinión (CEO), Jordi Argelaguet, le tocó explicar por qué un 42,9 por ciento de los catalanes votaría a favor de la independencia en un supuesto referéndum, cuando sólo el 25,5 por ciento quiere que Cataluña tenga estado propio. Expuso que una parte de los federalistas se decantaría por el «sí» a la independencia. También señaló que el 23, 3 por ciento de los que no iría a votar, está más cerca del «no».

El 75% quiere el pacto fiscal
La mayoría de los catalanes que apoya la independencia lo hace por motivos básicamente económicos. El 36,4 por ciento votaría a favor de la secesión para ganar capacidad de autogestión económica. El 13,8 por ciento porque se siente incomprendido por España y otro 13,3 por ciento cree que la independencia es una vía para mejorar. Sólo un 11,5 por ciento se declara independentista por «un sentimiento identitario».

En cambio, los partidarios del «no» y los abstencionistas coinciden en que el principal motivo, tanto para rechazar la independencia como para quedarse en casa, sería «preservar la unidad de España». Entre los detractores, hay un 12,3 por ciento que directamente cree que «la independencia es inviable» y sólo un 9,7 por ciento que opina que «no sería positivo para Cataluña».

Argelaguet explicó que, en caso de celebrarse un referéndum, muchos de los que se abstienen, podrían optar por el «no», mientras que en el «sí», «están todos los que son». Son el 54,9 por ciento de los votantes de CiU; el 96 por ciento de los de ERC; el 45,5 por ciento de ICV; un 25,9 por ciento de los socialistas, e, incluso, un 4,8 por ciento de quienes votaron al PP en las últimas elecciones.

Mas también aprovecha la encuesta –que se hizo a 2.500 personas y tiene un margen de error del 2,47 por ciento– para preguntar por su proyecto estrella de esta legislatura, el pacto fiscal. El 75,5 por ciento está a favor de que las administraciones catalanas –los ayuntamientos y la Generalitat– recauden y decidan la distribución de los impuestos que pagan los ciudadanos y las empresas de Cataluña. Sólo un 18 por ciento rechaza el concierto económico.

La otra novedad del último sondeo del CEO también supone una alegría para Mas, CiU ganaría por primera vez al PSC en las elecciones al Congreso de los Diputados. La encuesta del CEO del pasado mes de enero ya pronosticaba el «sorpasso» de los nacionalistas en las generales, pero el nuevo director del CEO, elegido por Mas, hizo hincapié en la victoria de CiU que obtendría el 23 por ciento de los votos. El PSC lograría un 18 por ciento y el PP sigue «in crescendo» y conseguiría un 11,5 por ciento. El barómetro destapa que el PSC y ERC tienen un problema con un electorado poco movilizado.

Aunque CiU gane al PSC en las generales, empieza a pasarle factura estar en el ejecutivo en tiempos de crisis. Los nacionalistas pierden dos puntos en intención de voto en las autonómicas, pasan del 34,5 al 32,1 por ciento. El 15-M tiñe la encuesta, crece el descontento con el sistema y la situación económica encabeza la lista de preocupaciones.


«Cuaja el derecho a decidir»
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, no tuvo reparos para opinar sobre las respuestas del último barómetro del CEO que sondea a los catalanes sobre la independencia y el pacto fiscal. Celebró que «va cuajando la idea de que hay que ir en la línea del derecho a decidir como pueblo» y aplaudió «el gran consenso en la sociedad catalana sobre el pacto fiscal». Mas, que con un 5,78, es el otro político, al margen de Josep Antoni Duran Lleida (6,05), que la ciudadanía aprueba, avanzó que a corto plazo dirigirá sus esfuerzos a tener más autonomía financiera.