La extradición de Cubillas un «parto» de ocho meses

El juez de la Audiencia Nacional ya dejaba claro en su auto de marzo que se debía pedir su entrega a Venezuela

En la actualidad  El cambio experimentado respecto a la foto que  figuraba en su DNI en 1985 es más que notable. Ahora, es ciudadano venezolano  y asegura no tener vinculación ni con ETA ni con las FARC
En la actualidad El cambio experimentado respecto a la foto que figuraba en su DNI en 1985 es más que notable. Ahora, es ciudadano venezolano y asegura no tener vinculación ni con ETA ni con las FARC

MADRID- 1 de marzo. El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco procesaba a seis presuntos etarras y otros siete de las FARC por compartir adiestramiento en explosivos para atentar. Entre esos procesados figuraba Arturo Cubillas, a quien el magistrado se refería como el enlace entre ETA y los terroristas colombianos, refugiado en Venezuela desde 1998, y desde 2005 trabaja en el Ministerio de Agricultura y Tierra.

En esa resolución, el juez era explícito y claro respecto a cómo debía actuase respecto a Cubillas. «Líbrese copia del presente auto y remítase al Ministerio de Asuntos Exteriores y al Ministerio del Interior para que practiquen gestiones pertinentes ante las autoridades cubanas, y especialmente venezolanas, para que cooperen conla entrega extradicional de algunos de los procesados...y, en especial, de Arturo Cubillas».

Por tanto, no había dudas de que el juez estaba solicitando al Gobierno que iniciase los trámites para reclamar a Venezuela su entrega para ser juzgado por un delito de conspiración para cometer homicidios terroristas, relacionado con la pretensión de las FARC de asesinar al ex presidente de Colombia Álvaro Uribe en España, con ayuda de la banda etarra.

Sin embargo, había un aspecto igualmente relevante y cuyo incumplimiento incidió de forma decisiva en el retraso de esa extradición: la Orden de Detención Internacional dictada contra Cubillas y que debía ejecutar la Policía de Hugo Chávez.

Lo cierto es que no fue así y, mientras tanto, se acumulaban las pruebas contra Cubillas. Los presuntos etarras del «comando Imanol», Javier Atristrain, «Golfo», y Juan Carlos Bensance, «Fenómeno», quienes declararon tras su reciente detención que Cubillas y José Lorenzo Ayestarán impartieron «cursillos» a etarras que se desplazaron a Venezuela entre julio y agosto de 2008.


Orden de detención
Ante el caso omiso a esa Orden Internacional de Detención y la notificación a la Audiencia por el Ministerio de Asuntos Exteriores de que Cubillas es ciudadano venezolano y trabaja desde octubre de 2007 como jefe de seguridad en el Instituto Nacional de Tierras, la Fiscalía y el juez deciden actuar de inmediato. El pasado día 16, a Fiscalía, dirigida por Javier Zaragoza, insta al magistrado a que pida al Gobierno que inicie los trámites para pedir a Venezuela la extradición de Cubillas. Cuatro días después, el juez Velasco cursaba tal solicitud y proponía al Gobierno que solicitara al Ejecutivo de Chávez que retirase la nacionalidad a Cubillas.

El pasado viernes, el Gobierno pidió formalmente la extradición, aunque las posibilidades son prácticamente nulas, como ya lo ha expresado formalmente el Ejecutivo del «caudillo».