El río revuelto de las redes sociales por Carlos Zahumenszky

La Razón
La RazónLa Razón

Facebook ha alcanzado los 104.000 millones de dólares en su salida a Bolsa, la tercera más grande en la historia de Estados Unidos. El debut de la madre de todas las redes sociales en los parqués no podía haber sido mejor pero, ¿es Facebook una empresa interesante para invertir? La respuesta de un experto conservador probablemente sea no, y no porque el gigante de internet vaya a quebrar o se produzca la tan temida –y comentada últimamente– explosión de la burbuja del Social Media.

Facebook ha logrado alcanzar un tamaño tan grande que es difícil que un traspiés o un cambio en la moda acaben con ella. No en vano va camino de los mil millones de usuarios registrados y su mercado publicitario rivaliza con el de Google. No, la salida a Bolsa de Facebook era un requisito casi necesario en el mercado estadounidense, la puesta de largo exigida para entrar en el club de las grandes empresas y codearse con los peces más gordos de otros sectores, pero el auténtico valor de Facebook y de otras redes sociales reside en su potencial como plataforma para otros negocios de menor tamaño.

El Social Media, entendido como la democratización de la plataforma internet, se parece a la mítica fiebre del oro que se produjo durante la conquista del salvaje oeste. No hay oro para todos y es más que probable que muchas de las compañías mineras que intenten explotar la riqueza de una comunidad de usuarios mediante su propia red social acaben cayendo en el olvido.
Sin embargo, cada nueva explotación es una oportunidad para que jóvenes empresarios abran el equivalente a cantinas, tiendas y servicios asociados a estas redes. Estos servicios, si están bien planteados y no se cuelgan del brazo de un único Facebook, son una oportunidad de negocio única para crear un nuevo tejido empresarial.

El sector industrial puramente fabril dio paso al de servicios y éste está dando el testigo al de servicios virtuales, un terreno en contínuo crecimiento que necesita buenas ideas y buenos profesionales que las sepan poner en marcha. Apenas estamos en el inicio de esta nueva era y el río revuelto de las redes sociales es un magnífico coto de pesca para las pyme del futuro.

 

Carlos Zahumenszky
Periodista tecnológico y editor de Xataka.com