OPINIÓN: Todo forma parte de un plan secesionista

Dos guardias civiles se abrazan tras el atentado de Vic
Dos guardias civiles se abrazan tras el atentado de Vic

Todo forma parte de un plan. Martín Garitano pertenece a la llamada «izquierda abertzale» (de la que forma parte ETA), en la que no se dice una palabra sin autorización, ni se da una puntada sin hilo. Los separatistas vascos aspiran a ser los primeros que rompan la unidad de España, pero si eso ocurre a la vez que Cataluña logre la secesión, no van a ir a protestar a ningún sitio.

El 19 de febrero de 2004, ETA hizo público un comunicado en el que, tras una reunión con el entonces dirigente de Esquerra Republicana, Carod Rovira, anunciaba la suspensión de las «acciones armadas» en Cataluña. Enviaba «un saludo revolucionario a todos los independentistas» de esta Comunidad Autónoma, al tiempo que expresaba el deseo de que «los lazos entre nuestro pueblos se estrechen en base a los principios de respeto, no injerencia y solidaridad».

Si se analiza en profundidad el contenido de la proclama de los terroristas y las palabras de Garitano, no hay diferencias estratégicas (aunque las formas no sean las mismas). El diputado general de Guipúzcoa lamentaba los atentados cometidos por la banda en Cataluña y los consideraba, a diferencia de los perpetrados en el resto de España, «más que un error». Sencillamente, porque no habían contribuido al fin separatista que se perseguía y se persigue.

Para rematar la jugada y que nadie tenga ninguna duda, un tal Josep Guia, dirigente de Solidaritat de Catalunya, dijo, en el mismo foro en el que intervino el diputado general de Guipúzcoa, que ETA no debía disolverse ante la que más que probable llegada al Gobierno del Partido Popular, al que calificó de «hijo» de la dictadura franquista. Cabe deducir, que este individuo tiene guardado en el subconsciente un papel para la banda en caso de que Rajoy gane las elecciones. «El nivel en el que está Bildu es gracias a que hace años que existe ETA». Al menos, hay que agradecerle su sinceridad.