Bálsamo europeo para aliviar a Zapatero

La Unión Europea salió ayer al rescate del presidente tras aprobar los recortes sociales y una impopular reforma laboral

«Toma rápido las reformas, david». Zapatero aconsejó ayer a Cameron, premier británico, que apruebe sus reformas «cuanto antes»
«Toma rápido las reformas, david». Zapatero aconsejó ayer a Cameron, premier británico, que apruebe sus reformas «cuanto antes»

BRUSELAS- El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, llegaba a su última cumbre de la presidencia española de la UE en uno de los momentos más complicados de su presidencia. No obstante, los líderes de los Veintisiete dieron refugio frente al temporal por el que ha navegado durante la última semana, tras aprobar una reforma laboral sin la simpatía de los partidos y contestada con la primera huelga general, la llamada de Bruselas a ser mucho más ambicioso en su tijeretazo para el próximo año y los rumores publicados en la prensa sobre la posibilidad de un crédito del FMI.La protección llegó gracias a la transparencia, porque los jerarcas de la Unión acordaron hacer públicos los resultados de las pruebas realizadas a la solvencia de los principales bancos de la Unión, los llamados test de resistencia (stress test).España, que desde el principio de la crisis siempre ha defendido la solvencia de los bancos españoles para probar el músculo financiero español, vino con esta propuesta debajo del brazo para defenderse de los rumores recientes que señalaron la necesidad de nuestro país de un rescate similar al griego. La transparencia es «fundamental para ganar la confianza de los ciudadanos, los mercados y las empresas» insistió Zapatero durante la rueda de prensa posterior al Consejo Europeo. Los datos de estas pruebas de resistencia, hechas en otoño, se publicarán en la segunda quincena de julio.Aunque España, y el resto de Estados miembros como Alemania, prefirieron en un primer momento no hacer públicos los resultados cuando se conocieron, finalmente los europeos han preferido poner al descubierto el estado de su sistema financiero para tranquilizar a unos mercados extremadamente nerviosos por el endeudamiento público.Los líderes de los Veintisiete dieron además a Zapatero un apoyo cerrado a las «valientes y necesarias» medidas que ha tomado el Ejecutivo socialista, como resumió el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. Portavoces comunitarios explicaron que los Estados miembros saludaron el esfuerzo español y respaldaron a Zapatero, como ya habían manifestado a lo largo de la semana.«Son tiempos difíciles para España, pero estoy seguro de que las superará en un futuro cercano», declaró el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek. La visita del director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Khan, hoy a Madrid dio alas a los rumores que apuntaban a que España podría solicitar una línea de crédito. Ante el impacto que tienen los informes del FMI en los mercados, Zapatero aseguró que invitó «hace unas semanas» a Strauss-Khan para explicarle las medidas que está tomando nuestro país y «la fortaleza de la solvencia» española. «Estoy convencido de que también saldrá convencido», confió el presidente.El Consejo Europeo también avanzó en la concreción del gobierno económico europeo, una de las prioridades de nuestro semestre al frente de la Unión Europea y que pretende evitar los desequilibrios financieros en los Estados miembros frente a crisis futuras.El presidente de la Comisión adelantó que presentará las propuestas legislativas en septiembre, en las que se incluirán «medidas preventivas y correctivas» para reforzar el Pacto de Estabilidad y nuevos indicadores de la competitividad de los países.