La revisión anual desveló que la salud del Rey era «plenamente satisfactoria»

El pasado 28 de abril, Don Juan Carlos se hizo en Barcelona su reconocimiento anual, en el que se apreció que su estado de salud era «plenamente satisfactorio»

Las pruebas al Rey han tenido lugar en Barcelona el lunes y martes
Las pruebas al Rey han tenido lugar en Barcelona el lunes y martes

Su Majestad el Rey se sometió a finales de abril a su reconocimiento médico anual. Pruebas realizadas en su aparato cardio-circulatorio, en el digestivo, en el respiratorio, en el sistema neurológico, en el génito-urinario, en el locomotor y en los órganos de los sentidos concluyeron con unos resultados «plenamente satisfactorios», según una nota remitida por la Casa del Rey. 

En el reconocimiento, realizado en las nuevas instalaciones de la clínica Planas de Barcelona, la misma donde se lo ha realizado en anteriores ocasiones, no se encontraron alteraciones dignas de mención respecto de los resultados del examen médico llevado a cabo en el mismo mes de 2009.

El Rey cumplió en enero 72 años y cada año se somete a un examen médico intensivo para comprobar su estado de salud. En esta ocasión los coordinadores del equipo médico han sido el jefe del Servicio de Medicina Interna de la Clínica Planas, Ruperto Oliveró, el jefe de Nutrición y «Anti-aging» de la misma clínica, Manuel Sánchez, y el jefe del Servicio Médico de la Casa del Rey, Avelino Barros, que son quienes firman el comunicado que ayer envió Zarzuela.

 

La última vez que se habló de la salud de Don Juan Carlos fue el pasado mes de marzo, cuando la Casa del Rey confirmó que el Monarca llevaba audífonos en ambos oídos desde hace años. La confirmación llegó después de que aparecieran unas imágenes en las que se veía a Don Juan Carlos saliendo de una tienda especializada en este tipo de aparatos. Entonces, el Palacio de la Zarzuela confirmó que los llevaba desde hace años por una pérdida de capacidad auditiva y porque se consideró necesario, una circunstancia totalmente normal.

El Rey, acabado su examen médico recuperó su actividad pública con una audiencia en el Palacio de la Zarzuela al patronato de la Fundación Kovacs, especializada en medicina y en la que participan importantes instituciones y personalidades públicas.