La FAMP encalla en el partidismo

Toscano cree que el PSOE podría sustituirlo al frente de la federación por alguien «más afín» a la Ejecutiva regional. Aboga por que el PP no se marche

Toscano, en el centro, en la frustrada asamblea de 2011

SEVILLA- El alcalde de Dos Hermanas (Sevilla) y presidente en funciones de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Francisco Toscano, admite a LA RAZÓN desconocer si su partido, el PSOE-A, lo propondrá para volver a dirigir la organización. Hoy en día ni lo «afirma» ni lo «niega», reconoce, para añadir que tal vez prefieran a «una persona más afín» a la Ejecutiva regional que lidera José Antonio Griñán. En cualquier caso asegura que, ocurra lo que ocurra con la Presidencia de la asociación municipalista, seguirá intentando que «el PP no se vaya, porque su salida no es buena para nadie». Los populares anunciaron el 20 de octubre su marcha en bloque de la federación, ante el silencio de los socialistas a la propuesta de que ambas formaciones, PP y PSOE, se alternaran para presidir el organismo.
Toscano cree que las direcciones de las distintas formaciones dificultan el encuentro entre los alcaldes. Pero confía aún en una resolución positiva del choque partidista ya que, en su opinión, el secretario de Política Municipal de los socialistas andaluces, Francisco Conejo, «está en sintonía, en línea» con lo que él plantea.

El aludido no dudó en calificar hace sólo unos días en Granada la decisión del PP de abandonar la FAMP de medida «totalitaria y sectaria», si bien, anunció que el PSOE presentará mociones en las ocho diputaciones provinciales, los 771 municipios andaluces y las 48 entidades locales autónomas (ELA) en las que instarán a los populares a reconsiderar su postura. Proponen un Gobierno compartido entre todas las fuerzas políticas con representación local, lejos de la Presidencia alterna.

Por su parte, el líder del PP-A desde julio, Juan Ignacio Zoido, justificó el portazo de los suyos a la federación en «la soberbia y la prepotencia» del PSOE y en la defensa del «principio de representatividad democrática de todos los andaluces». Se agarran a que ganaron las elecciones autonómicas. Entes provinciales como la Diputación de Granada y locales como el Ayuntamiento de Huelva, en los que el PP tiene mayoría, ya han pasado por pleno su intención de decir adiós.

Y ello, pese a que el alcalde de Dos Hermanas ha apuntado una cuestión por la que augura que los populares no abandonarán la FAMP: «Si se dan de baja en nuestra asociación, tendrán que hacerlo también en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) –cuya Presidencia dejó Zoido para liderar el PP-A–. Hay reciprocidad entre ambas y por los estatutos se causa baja o alta en las dos», explica a este periódico.

En ese sentido, el artículo 11 del texto estatutario de la FAMP recoge que «siempre que proceda», el alta de una de sus entidades asociadas en el ente significará su incorporación «automática» en la FEMP. Punto en el que no se hace referencia a la baja. Por su parte, en el artículo 48 de los estatutos de la FEMP se establece que «con carácter general, el alta de un municipio» en dicha organización «supondrá la afiliación automática a la federación territorial respectiva, y viceversa, salvo que en el protocolo correspondiente se determine otro régimen».
Y en su apartado número tres se especifica que «de igual forma, se procederá para el caso de baja de los asociados, siendo ésta automática en las federaciones vinculadas a la FEMP».
En cualquier caso, desde el PP-A son rotundos: «Se van». «Se están estudiando las vías jurídicas para hacerlo», aseguran a este diario. Análisis en el que justifican que todavía no se hayan registrado peticiones de baja reales en la sede de la FAMP, pese a los plenos.
Por su parte, fuentes de IU, socio de gobierno del PSOE en la Junta, reiteran que no van a apoyar que el PP, «un partido que está desmantelando el municipalismo nacional con su gestión», presida la FAMP y recuerdan que «pertenecer a ésta es una cuestión voluntaria».