Los recortes de Enseñanza pasan factura a la calidad de la educación

El ahorro en plantillas y formación lastra la lucha contra el fracaso escolar

La consellera Rigau frente a una protesta contra los recortes a las puertas del Parlament
La consellera Rigau frente a una protesta contra los recortes a las puertas del Parlament

BARCELONA- Hace unos días, la consellera de Enseñanza, Irene Rigau, pidió al presidente Rajoy que retirase la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce). La consellera aludía a una invasión competencial como causa principal, pero también destacó los «escasos valores pedagógicos» de la medida, porque «la nueva ley no incluye nada sobre la formación inicial del profesorado». En opinión de la consellera, no tratar esta medida contradice todos los estudios internacionales, ya que la establecen como «una pieza clave para la mejora del sistema».

Formación
Es paradójico comprobar que, mientras la consellera hacía estas declaraciones, obviaba que desde su propio departamento la formación del profesorado que ya ejercer está sufriendo este curso un revés más que considerable.

No ha hecho falta una ley para lapidar la inversión en el reciclaje educativo del profesorado. En el presupuesto educativo de 2012, la Generalitat ha aprobado reducir en un 81 por ciento la partida destinada a la formación continuada, una caída que ha pasado de los 4,5 millones de 2011 a los 850.000 euros de este 2012. Hoy día, si los profesores quieren ampliar conocimientos, no tienen más remedio que preguntar a un compañero para solventar dudas, o tirar de internet. Aunque desde el Govern aseguraron que el recorte responde a seguir el patrón de otros modelos como el finlandés (el santo grial educativo) o el alemán, el recorte repercute directamente en el plan de choque contra el fracaso escolar, «ofensiva de país» que se marcó el propio Artur Mas al llegar a la Generalitat.

Fracaso escolar
Una de las líneas prioritarias del Govern era establecer un «combate a muerte» (palabras del president) para reducir a la mitad la cifra de alumnos que no logran el graduado en ESO e igualar la media europea, que roza el 15 por ciento; pero las últimas medidas parece que han mermado la afrenta gubernamental contra los suspensos.

Y es que no sólo el profesorado se ha visto afectado (aumento de la jornada lectiva, disminución de las horas dedicadas a la coordinación, recortes salariales, etc.), los planes específicos para los alumnos también han visto mermar sus capacidades. Además del aumento de número de escolares por aula, cabe destacar los recortes realizados sobre los programas directamente relacionados en la lucha contra el fracaso.

Formación Profesional
Uno de los programas estrella de la FP, el PQPI (Programa de cualificación profesional inicial), no se ha librado de las tijeras y ha perdido presupuesto.

El programa está destinado a personas jóvenes que no tienen el título de graduado de la ESO, ni ninguna calificación para que así logren competencias profesionales y amplíen sus conocimientos básicos para proseguir sus estudios en la FP. Pues bien, su partida ha pasado de los 1,7 millones de 2011 a 1,5 millones para este año y, según los datos de Enseñanza, de las 7.530 plazas disponibles el curso pasado, este año se han ofertado 3.575., un recorte del 47 por ciento para una medida que trataba de alcanzar el éxito educativo.

Sindicatos como CC OO alertaron de que la conselleria «fomenta el fracaso escolar» ahogando a programas como éste. Y no ha sido la única voz de alarma contra el retroceso en las medidas que pretenden salvar a los alumnos del fracaso escolar.

Atención personalizada
Para solventar la pérdida de la sexta hora, la consellera anunció la puesta en marcha de los programas de atención personalizada (SEP), que se empezaron a implantar el curso pasado. Aunque desde el Govern aseguran que el plan ha dado sus frutos pese a no presentar ningún informe interno, el recorte en las horas de coordinación de los docentes ha afectado a la iniciativa.

Un acuerdo del Govern del pasado 26 de junio establecía «modificar el criterio de cálculo de las plantillas docentes en centros educativos públicos de educación infantil y primaria». Desde septiembre, en el cálculo de plantillas realizado por Enseñanza se ha «reducido el número de horas lectivas para actividades de apoyo y de atención a la diversidad». Una vez más, los docentes han puesto en el grito en el cielo porque, según CC OO, «se ha reducido el cómputo de horas de atención a la diversidad para realizar el SEP». Organizarlo es, además, «muy difícil» sabiendo que las bajas del profesorado pueden quedarse sin cubrir hasta diez días lectivos.

A la espera de que la conselleria haga su balance –cabe recordar que Enseñanza decidió «ahorrar» 197 millones de euros del salario de profesores y administrativos para invertirlos en políticas educativas–, la «ofensiva de país» que anunció hace dos años Artur Mas ha ido perdiendo fuerza con el pasar de los meses, y de la crisi económica.

 

Los números no engañan
El pasado mes de enero, la consellera de Enseñanza, Irene Rigau, anunció un recorte de 197 millones de euros en salarios de profesores y administrativos del sistema educativo para dedicarlos a políticas educativas que, aún hoy, no ha concretado ni especificado.