Ladrillazos y las «tres gracias» por Miguel Ors

La Razón
La RazónLa Razón

L7 Diarquías
La Liga BBVA de fútbol y la Eurozona Merkel-Hollande. Similitudes. ¿Quiénes mandan, de hecho, en la Europa del euro? La diarquía Alemania y Francia, que nos tiene bastante acollonados. ¿Quiénes son los intocables césares de la Liga BBVA? El Barça y el Madrid, otra diarquía. ¿Qué se puede hacer contra esas diarquías? Contra la de la Eurozona, me encojo de hombros: lo ignoro. La de la Liga BBVA, tal vez, en parte, se conseguiría que fuese más pugnaz si se repartiese con más equidad y misericordia el dinero de las televisiones. Si no, la Liga BBVA, competitivamente, acabará, antes o después, yéndose al garete en los estadios y hasta en la televisiones. ¿Por qué no empezar a pensar racional y seriamente en esa burbuja en lugar de esperar a que, como la del ladrillo, haga «catapumchimpum»? Es bueno ser buenos con todos, no sólo con dos.

J10 Cielo
Falcao y el cielo.
–Papá, ¿qué es tocar el cielo?
–Lo de Falcao en Bucarest, hijo.
Tres goleadores hay en el mundo que brillan más que el sol: Messi, Cristiano y Falcao. Ya lo dijo en su día Guardiola: «Dentro del área, el mejor del mundo es Falcao». Gracias a la televisión, ese teleubicuo dios del planeta azul, Falcao es desde ayer otro terrestre «urbi et orbi».
–Mi fijeza es el gol. Lo mío, cuando salgo al campo, es sólo el gol.
El gol es para él lo que para mis amigos catalanes buscar setas (o algo así) cuando salen al campo. Vivir, como ven, es buscar algo: goles, setas, un puesto de trabajo, una entrada para el Athletic Club-Barça en el Calderón y unos sindicatos siglo XXI sin «Keops» Méndez, «Kefren» Toxo y la complicidad de «Micerinos» Cayo.
–Papá, ¿y no se irá Falcao con un jeque?
–Qué más jeque, hijo, que el Atlético de Cerezo y Simeone.

V11 Ladrillazos
España está como está por culpa (entre otras culpas) del ladrillo; y Nadal, por culpa del polvo de ladrillo, ha caído como «villano» en el Masters no sé si de Madrid o de Tiriac. El cielo es azul, nuestro planeta es azul a vista de pájaro estratosférico, pero la tierra es roja o marrón. No azul. Nadal, Djokovic y Federer, la trinidad del tenis mundial, prefieren la tierra roja o marrón. Tiriac, «amo» del torneo, dice que para cataplines como bolas de tenis los suyos, y que la pista seguirá siendo azul. Lo que enrabieta es que Tiriac, con su vetusta y azul gónada, ha herido la moral de Nadal, que deplora: «Me voy al torneo de Roma con una desconfianza que no debo».
–¡Ostras, Pedrín, con los ladrillos! Las de calamidades que están trayéndonos a los españoles, juguemos o no al tenis.

S12 Déficit
Antes de la que está cayéndonos (paro, deuda, ajustes, manifestaciones callejeras un domingo sí y otro también, como el fútbol) el objetivo era la felicidad sin déficit; ahora, el objetivo es el déficit sin felicidad. Las «tres gracias» del Atlético son, claro es, Falcao, Adrián y Diego.
–La execrable gracia –me susurra quién sabe– es que, salvo milagro muy milagroso, en el que no creo, la temporada que viene el Atlético tendrá que jugar con otras «tres gracias». El Atlético tiene deudas y compromisos que no tiene más remedio que cumplir.
–¡Jó, papá!, ¿por qué nos pasan estas cosas a nosotros y no al Barça o al Real Madrid?