El Congreso desautoriza la congelación de pensiones

El PSOE se queda solo en la suspensión del Pacto de Toledo

Imagen de archivo
Imagen de archivo

MADRID- El pleno de la Cámara vivió ayer un anticipo del debate que tendrá lugar mañana antes de convalidar el decreto del Gobierno que incluye la congelación de las pensiones en 2011. ¿Resultado? Todos contra el PSOE. Y es que el PP logró el apoyo de todos los grupos del Congreso a una moción que exigía al Ejecutivo que no «congele» las pensiones en 2011, medida con la que Zapatero pretende contribuir a la reducción del déficit público. La iniciativa, aprobada con el únco voto en contra del PSOE, pedía también ajustar las pensiones a la evolución de la inflación. Más claro: el cumplimiento estricto del Pacto de Toledo en cuanto a la revalorización anual del sueldo de los jubilados según el IPC. Todos los grupos, sin excepeción, emplazaron a Zapatero y al PSOE a que no vuelva a dar lecciones en materia social, después del tijeretazo anunciado por el Ejecutivo hace un semana. Y es que, como recordó, el portavoz del PSOE, Tomás Burgos, el Pacto de Toledo es una norma con rango de ley cuya aplicación ha suspendido ahora el Ejecutivo socialista. Idéntica senda siguió el responsable en materia laboral de CiU, Carles Campuzano, que calificó de «impecable» el contenido de la moción del PP y dudó de que la congelación de las pensiones fuera a resolver los problemas del déficit. PP, CiU, pero también PNV y la izquierda exigieron una rectificación al Gobierno de esta medida que todos calificaron de «sacrificio injusto». Tanto es así, que el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, avanzó anoche en Telemadrid que los populares votarán en contra del decreto si el Ejecutivo mantiene su intención de congelar las pensiones.