La dirección socialista coloca a cinco ex ministros de portavoces en el Congreso

Madrid- El PSOE ya tiene nuevos portavoces en la Cámara Baja. El ajuste se ha producido como consecuencia del 38º Congreso Federal y también del compromiso de Alfredo Pérez Rubalcaba de que los miembros de la dirección federal con «cartera» se dediquen a ésta en exclusiva. Hay excepciones, claro. La más sonora, la de la vicesecretaria general, Elena Valenciano, que seguirá de portavoz de Exteriores, aunque el secretario de Organización, Óscar López, también seguirá de portavoz en las Cortes de Castilla y León. La norma tampoco ha afectado al secretario «ejecutivo» para la UE, Juan Moscoso, que sigue siendo portavoz en esa comisión, ni al de Formación, Rafael Simancas, que se mantiene en Fomento. En cambio, la secretaria ejecutiva de Cooperación e Inmigración, Marisol Pérez, ha dejado su puesto de portavoz de Servicios Sociales para cedérselo a Rosa Aguilar. Por lo demás, cinco ex ministros (Ramón Jaúregui, Valeriano Gómez, Leire Pajín, Rosa Aguilar y Cristina Narbona) y una docena de ex altos cargos ocuparán las portavocías en las comisiones parlamentarias. Entre estos últimos destacan los ex secretarios de Estado Diego López Garrido, Laura Seara, Mario Bedera, Consuelo Rumí y Concha Gutiérrez, así como el ex secretario general de Sanidad José Martínez Olmos.