Fútbol

Aguirre: «Dos errores groseros»

Javier Aguirre lamenta el fallo de su jugador, Osorio, y el del árbitro, que «cambiaron dramáticamente el partido»

Los jugadores mexicanos protestan al árbitro y al juez de línea después del primer gol de Argentina, logrado en fuera de juego
Los jugadores mexicanos protestan al árbitro y al juez de línea después del primer gol de Argentina, logrado en fuera de juego

De la alegría de Argentina, del «Apache» Tévez, el hombre del partido: «Estoy muy contento, fueron dos goles importantes, por suerte se me abrió el arco...». A la decepción de México y las lágrimas de Giovanni dos Santos al terminar el encuentro. El equipo azteca empezó bien, con un tiro al larguero y cierto asedio sobre la meta albiceleste, pero después se condenó. Y le condenaron. «Con dos errores tan groseros no podemos aspirar a nada», reconoció Javier Aguirre.El primero fue del árbitro, uno más en una jornada aciaga. Si en el Alemania-Inglaterra el uruguayo Larrionda no dio validez a un gol de Lampard que entró clarísimamente, en el otro partido de octavos de ayer, el italiano Rosetti hizo subir al marcador un tanto en fuera de juego. «Fuimos a reclamar al juez de línea después de ver la repetición por la pantalla...», dijo Aguirre. Pero no sirvió de nada. Después llegó el segundo tanto, el segundo error, esta vez de Osorio. El defensa regaló el balón a Higuaín y el delantero del Real Madrid no perdonó para colocarse «pichichi» en solitario con cuatro tantos. Está confiado. «Eso te lo dan los compañeros, los goles y ganar», dice el «Pipita».«Hubo un antes y un después del primer gol, nos estábamos componiendo y recibimos el segundo. Fueron dos errores que hacen que cambie dramáticamente el curso del partido», aseguró Aguirre. Pese a toda la polémica, los que mandan no quiere problemas. Los colegiados empezaron el campeonato sin problemas, pero en los momentos decisivos están fallando. Y no sólo los de países exóticos. «La FIFA no hace comentarios sobre las decisiones de los árbitros en el terreno de juego», dicen en un comunicado. Vamos, se lava las manos. Los jugadores tampoco quisieron centrar sus críticas en los fallos del colegiado. «Es otro fracaso, no estuvimos contundentes en ataque», analizó Márquez. Maradona también encontró motivos para quejarse de Rosetti. El «Pelusa» entiende la impotencia que sintió el equipo mexicano. «Es la misma que siento yo cuando a Messi no lo dejan jugar y le pegan terribles patadas y el árbitro no dice nada. Si hoy a Torrado le sacan roja es algo normal. A Messi no le dejan jugar. Yo viví esto en carne propia, volvemos a la época de Gentile, 20 años atrás, a los jugadores que en lugar de ir a la pelota van a la pierna».A Maradona le espera ahora Alemania, el equipo al que derrotó en la final del Mundial de México 86 y contra el que perdió la de Italia 90. «La atmósfera no será como en el 86. Nos vamos a dejar la piel para que los argentinos se sientan orgullosos», se limitó a decir el seleccionador albiceleste.