Empieza la batalla por Barcelona

En la campaña de las elecciones generales de 2008, los socialistas catalanes apelaron al discurso del miedo. «Si tú no vas, ellos vuelven» imprimió como eslogan el secretario de organización del PSC, José Zaragoza, e hizo unos carteles imitando el estilo del Quentin Tarantino de «Reservoir Dogs» bastante llamativos. Los socialistas catalanes lograron 25 diputados.

Alberto Fernández y Xavier Mulleras explicaron ayer a los jóvenes los planes del PP para acabar con el paro juvenil
Alberto Fernández y Xavier Mulleras explicaron ayer a los jóvenes los planes del PP para acabar con el paro juvenil

Jordi Hereu siempre ha optado por un discurso más moderado y no recibió el apoyo de la cúpula del partido durante el proceso de primarias en el que venció a la ex consellera Montserrat Tura, pero está decidido a ir a por todas para mantener la alcaldía de Barcelona. Tanto, que ayer apeló al «discurso del miedo» y, durante el acto de proclamación de candidato, pidió a los suyos que trasladen la «pasión» de las primarias a las urnas el 22 de mayo para evitar «que la derecha gobierne y paralice Barcelona». «Se ha acabado el debate y ahora comienza el combate político, ahora somos más fuertes», señaló un Hereu crecido, que también tuvo reproches para los suyos. «Mucha gente nos miraba de una manera y ahora nos miran de una forma diferente, porque saben que nos lo hemos jugado todo por Barcelona y eso da credibilidad».

Con estas palabras, el socialista quería cerrar combates dentro y fuera. Dentro, tras vencer a Tura, no cabe duda que el PSC le arropará para intentar mantener la alcaldía –y la Diputación–; pero, el problema lo tiene fuera. Todos los sondeos apuntan a que los socialistas perderán el Consistorio y, de momento, toca invocar al miedo a la derecha y el discurso de los recortes sociales.

Desde el PP, no obstante, el alcaldable Alberto Fernández le respondió que «cuando eres alcalde y llevas años gobernando, que tu propuesta sea la del miedo al cambio confirma que este cambio es más necesario que nunca para resolver los problemas reales de la ciudad, la lucha contra la crisis y la delincuencia». Por su parte, el convergente Xavier Trias le advirtió a Hereu que la capital catalana se encuentra en una situación de «déficit social», con un equipo de gobierno sin liderazgo y paralizado para salir de la crisis.

Actualmente, el PSC cuenta con 15 concejales, CiU tiene doce, siete el PP, y cuatro ICV y ERC. Pero en los comicios de 2007 Hereu sacó el peor resultado, con 182.216 votos, muy lejos de los más de 400.000 de las citas de 1983 y 1987 y de la horquilla de 313.000 a 347.000 de los noventa. Uno de los temores de los socialistas es que, de la misma manera que ocurrió en las autonómicas, el desencanto lleve a sus votantes a quedarse en casa.


Jóvenes para el cambio
El candidato popular a la alcaldía de Barcelona se reunió ayer con un grupo de jóvenes a los que explicó las políticas del partido para implementar el empleo entre este colectivo, facilitarles el acceso a la vivienda y defender un ocio responsable. «Los jóvenes decidirán el futuro de Barcelona y el cambio que la ciudad necesita», aseguró Alberto Fernández, quien considera que esta importante bolsa de votos tiene en su mano lograr el «cambio sensato» que defiende el PP. No en vano, «estos jóvenes sólo han visto gobernar en su ciudad a tripartitos y al PSC». También advirtió de los riesgos de un gobierno soberanista con Xavier Trias, que votará en la consulta independentista del próximo 10 de abril.