Eurocopa

Defenderse con el balón

España explota sus virtudes para disimular sus defectos n Así, ha logrado ser la selección menos goleada del campeonato, con sólo un tanto en contra

Kiev- «Daremos a los jugadores la mínima carga estos días en los entrenamientos para activarlos de cara a la final», reconoce Vicente del Bosque. A España le quedan dos días para descansar, estirar las piernas, evitar que el cuerpo se olvide de lo que ha venido a hacer a Polonia y Ucrania y ponerse a pensar en la final. En la tercera consecutiva en un gran torneo.

España está agotada. «Los jugadores están cansados, pero llevan así todo el año. Estamos en el límite», reconoce el seleccionador. Pero el cuerpo de los internacionales cuenta con la ventaja de la costumbre. «Estamos acostumbrados al trajín», añade el técnico. Y en ese trajín «La Roja» ha conseguido superar sus limitaciones físicas, el agotamiento de toda una temporada y las lesiones de Puyol y Villa, para llegar de nuevo al último partido del torneo.

La Selección ha conseguido esconder sus defectos explotando sus virtudes. «Nos falta condición física de base, menos a Torres, que es alemán», decía Luis Aragonés a su llegada al banquillo español. Pero en momentos de crisis de resistencia, a España ni siquiera le hizo falta el físico de Fernando, ahora que vuelve a «ser» alemán.

«La mejor manera de defender es tener la pelota», aseguraba Johan Cruyff. Y «La Roja» le da la razón. Ha conseguido desarrollar su mejor virtud, el toque y la posesión de balón, para encontrar virtudes nuevas. Nadie defiende como España, a pesar de haber cambiado a la mitad de la línea de fondo que jugó en el Mundial de Suráfrica y de que sólo sobreviva Sergio Ramos de la defensa titular en la pasada Eurocopa. La Selección destacó en 2008 por su juego de ataque. Consiguió doce goles en seis partidos y sólo encajó tres, uno en cada uno de los tres encuentros de la fase de grupos. Una media dos tantos a favor y 0,5 en contra por encuentro. En el Mundial, la producción goleadora se estancó. Marcó ocho en siete partidos y recibió dos. Ahora, lleva los mismos goles que en el Mundial a falta de disputar la final y sólo Di Natale ha sido capaz de marcar a Casillas, en el estreno.

«Nuestro objetivo no ha sido cambiar el pasado, lo que recibimos hace cuatro años», dice Del Bosque. «Llevamos unos números extraordinarios. Participa todo el equipo, en las dos facetas, la ofensiva y la defensiva. Y estamos muy acertados en la defensiva», añade. España ha reforzado sus debilidades a partir de los miedos del contrario. Todos temen la circulación rápida del balón de la campeona del mundo. Y excepto Italia y Portugal, se encierran a esperar. Los portugueses fueron a buscar muy arriba a «La Roja», presionaron intentando impedir el juego de toque de España. Durante hora y media les salió bien, pero, sin embargo, fueron incapaces de marcar y en la prórroga estaban agotados. Cristiano se marchó con las manos vacías, igual que hicieron Balotelli y Cassano en el primer encuentro o Mandzukic, Robbie Keane y Benzema en los duelos posteriores. Casillas se ha enfrentado a los mejores delanteros de Europa y sólo ha recibido un gol. España sabe ganar con la pelota, pero ha aprendido a defenderse con ella en los pies. Por eso es la selección menos goleada del torneo.