Morgan Stanley ganó 313 millones de dólares en el trimestre el 67% menos

El banco estadounidense de inversiones Morgan Stanley informó hoy de que en el tercer trimestre del año tuvo un beneficio neto de 313 millones de dólares, el 67% menos que en el mismo periodo del año anterior, lo que atribuyó a un descenso de sus actividades de corretaje.

En los nueve primeros meses del año Morgan anotó una ganancia de 3.593 millones de dólares, frente a los 814 millones de dólares registrados en los nueve primeros meses de 2009.

Morgan Stanley logró en el último trimestre unos ingresos de 6.779 millones de dólares, el 20% menos que en el mismo periodo del año anterior, aunque si se tiene en cuenta los ingresos acumulados desde enero (23.805 millones de dólares) este año ha mejorado en un 43% los ingresos de los primeros nueves meses de 2009.

La entidad neoyorquina comunicó que la pérdida neta aplicable a los accionistas durante el trimestre de junio a septiembre es de 91 millones de dólares (siete centavos por acción).

Esos débiles resultados los atribuyó a un descenso de sus actividades de corretaje durante el verano, así como a los cambios en el valor de su propia deuda, y en ese sentido se anotó un cargo de 731 millones de dólares.

En sus cuentas trimestrales también se anotó una pérdida de 229 millones de dólares relacionada con costes de Revel Entertainment Group, que ya no es operativo.

El presidente y consejero delegado del banco, James Gorman, indicó que "pese a los progresos realizados en algunos negocios durante este trimestre, los resultados no reflejan el verdadero potencial de Morgan Stanley".

"No estoy satisfecho", admitió Gorman, quien señaló que mientras la división de ventas y corretaje "se quedó muda", sí ha habido buenos resultados en banca de inversiones y en gestión de fortunas.

También subrayó que la clientela de este banco de inversiones "está bien posicionada para lograr beneficios a medida que el entorno se estabiliza y los inversores vuelven al mercado".

Este banco fue uno de los que estuvieron a punto del colapso durante la crisis financiera de 2008, y comenzó su recuperación con nuevas inversiones que también han aumentado su deuda, como ha ocurrido con su adquisición de la firma de intermediación Smith Barney.

Tras la apertura de la Bolsa de Nueva York, Morgan Stanley perdía el 2,32% hasta 24,8 dólares por título y en lo que va de año se ha dejado el 16,28% de su valor.