«Aspirina» efectos retardados

La Razón
La RazónLa Razón

Comprendo la indignación de los boticarios de Castilla-La Mancha. Pero, yo tengo una pregunta para ellos: ¿Cómo es que aguantaron tanto? Su situación no se gestó en unas semanas. ¿Por qué no le protestaron a quién, cual Atila asolando las arcas de la comunidad, les ha dejado por herencia un montón de recetas por pagar? No sólo deberían hacer huelga las farmacias, España entera debería hacerla puesto que tenemos cinco millones de parados. Ayuntamientos y comunidades son el paradigma de la morosidad: encargan cosas que no pagan, consiguiendo que muchas empresas quiebren. A este paso, los farmacéuticos, si quieren cobrar tendrán que vender como «souvenir» las piedras de ese aeropuerto fantasma que hizo un ídem, o re vender el AVE que nunca voló. Aguantaron treinta años sin rechistar, y el resultado es un mal que no hay pastilla que lo alivie. Exigir legalmente responsabilidades a los gobernantes que gestionen mal nuestro dinero, sería una buena receta a dispensar. Sin embargo, la huelga no es la mejor solución puesto que perjudica a quién no tiene ninguna responsabilidad en el tema. Me permito sugerirles que creen una fórmula para un cambio de mentalidad, y que la regalen para que todo el mundo se tome una buena dosis de responsabilidad. A ver si logramos que la indignación sea instantánea. Se acabó el poner parches, pues no hay tirita que disimule la herida que han dejado los políticos en Castilla-La Mancha.