Sacresa presenta concurso de acreedores con 1800 millones de euros de deuda

La propuesta de refinanciación con los bancos no llegó a buen puerto

El grupo Sacresa solicitó ayer en el Juzgado de lo Mercantil número 2 de los de Barcelona concurso voluntario de acreedores para cuatro de sus sociedades: Cresa Patrimonial, Sacresa Terrenos Promoción, Sacresa Terrenos 2 y Sanahuja Escofet Inmobiliaria (Sein). El pasivo total de las sociedades afectadas asciende a cerca de 1.800 millones de euros, de acuerdo con la información oficial difundida ayer por el grupo inmobiliario. Las cuatro compañías representan alrededor del 70% del negocio del grupo, que está compuesto por una decena de sociedades.Las negociaciones con las entidades financieras acreedoras acabaron ayer sin acuerdo, por lo que el grupo que lidera Román Sanahuja se vio obligado a presentar el concurso de acreedores. Los solares que Sacresa ponía como garantía de pago no fueron suficiente para cambiar la actitud de los bancos, que en el actual contexto inmobiliario no quieren quedarse con unos activos que están fuertemente penalizados por el Banco de España en materia de provisiones.El grupo, con la ayuda de asesores externos, «ha elaborado un plan de viabilidad que considera la mejor solución para afrontar la actual situación de insolvencia y confía en que la ejecución del mismo le permita superarla lo antes posible».Una operación claveSacresa es la primera promotora catalana y llegó a ser la mayor de España cuando tomó el control de Metrovacesa, operación que ha terminado por arrastrarla. La familia Sanahuja entró en Metrovacesa en 2003. Tres años después, decidió tomar el control mediante el lanzamiento de una opa. La crisis que asola desde 2008 al sector ha terminado pasando factura a las dos compañías. Metrovacesa está controlada matoritariamente por la banca acreedora y Sacresa ha tenido que suspender pagos.