Roma celebra los 50 años de «La Dolce Vita» con una versión restaurada

Cincuenta años después de su estreno, "La Dolce Vita"de Federico Fellini ha vuelto a brillar hoy en Roma con la proyección de su versión restaurada, un proyecto impulsado por la fundación del cineasta Martin Scorsese, que devuelve al filme su esplendor original y descubre diez minutos de escenas inéditas.

En la tercera jornada del Festival de Cine de Roma, "La Dolce Vita"ha vuelto así al lugar en que fue concebida, con este milagro cinematográfico que ha supuesto 8.000 horas de limpieza para borrar las huellas del tiempo de sus fotogramas.

Además de otorgar a la cinta una definición extraordinaria, que permite ver en la pantalla detalles como una nítida sombra de Federico Fellini reflejada en el cristal de unas gafas de sol, esta nueva "Dolce Vita"añade nuevos encuadres a algunas de las escenas más míticas de la historia del cine.

Entre ellas, el famoso baño prohibido que protagonizó la exhuberante Anita Ekberg en las aguas de la Fontana di Trevi, del que quedaron descartados los planos en los que se veía a la actriz adentrarse en el monumento.

La expresión de Ekberg al sentir el frío de las aguas o el brillo en los ojos de un Marcello Mastroianni, que la contempla, se suman ahora a las casi tres horas de celuloide definitivas que impactaron hace 50 años en la retina de los espectadores de la época.