Netanyahu fija su «línea roja» para evitar un Irán nuclear

El «premier» israelí afirma que los ayatolás podrán obtener la bomba el próximo verano. Exige a EE UU un ultimátum porque si logra Teherán el arma, será como si la tuviera Al Qaeda

Netanyahu muestra un diagrama con una bomba para explicar el plan nuclear iraní
Netanyahu muestra un diagrama con una bomba para explicar el plan nuclear iraní

NUEVA YORK- El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, tuvieron ayer algo parecido a un cara a cara en el debate de la Asamblea General de Naciones Unidas. Pero con discursos totalmente distintos. Si bien el palestino se dirigió al plenario con su reivindicación de convertir Palestina en un Estado observador sin derecho a voto, el discurso de Netanyahu, más práctico y duro, tuvo una única audiencia: Estados Unidos y la amenaza de un Irán nuclear.
«Cuando se trata de armas nucleares, Irán no se toma ninguna pausa. Hablo sobre esto ahora porque cuando se refiere a la supervivencia de mi país, no sólo es el derecho de mi país, sino también mi obligación», subrayó el primer ministro israelí durante su intervención. Dejó claro en hebreo e inglés que «el Estado de Israel siempre prevalecerá», en clara referencia a los comentarios incendiarios del presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, quien en varias ocasiones ha negado la existencia del Holocausto, además de declarar que Israel tiene que ser eliminado del mapa. «A lo largo de la historia, el pueblo judío ha superado todos los tiranos que han deseado nuestra destrucción. El pueblo judío ha vuelto a casa. No nos destruirán de nuevo», advirtió el jefe del Gobierno israelí.
«Bibi» Netanyahu evitó dar un ultimátum a Teherán para que frene su programa nuclear, aunque reconoció que hay que frenar a Irán antes de que complete la segunda fase de su programa de enriquecimiento de uranio, el cual, según sus cálculos, podría tener lugar la próxima primavera. «La pregunta no es cuándo Irán se hará con la bomba nuclear, sino en qué etapa podemos frenarlo». «¿Cuánto uranio enriquecido se necesita para una bomba nuclear?», continuó Netanyahu, que exhibió un diagrama de una bomba para explicar la marcha del programa iraní.
El primer ministro israelí volvió a exigir al presidente estadounidense, Barack Obama , –con el que mantendrá hoy una conversación telefónica– que trace una «línea roja» clara respecto al programa nuclear de Irán. En su intervención del martes, el presidente estadounidense aseguró que «hará todo lo necesario» para impedir que Irán obtenga el arma nuclear, pero evitó marcar unos límites, tal y como le exige su colega israelí. Netanyahu mantiene su presión sobre Obama coincidiendo con la campaña presidencial. Los judíos de Nueva York son de tradición demócrata y los de en Florida son fundamentales para ganar este importante estado en las elecciones presidenciales. El presidente norteamericano no puede permitirse ponerse en contra a este parte del electorado.
Netanyahu advirtió, además, de que un Irán nuclear sería como si Al Qaeda tuviera la bomba atómica, y espetó a su audiencia: «Miren lo que Irán ha hecho ya sin armas nucleares. En 2006 frenó un proceso democrático en su propio país», indicó, mientras enumeró las intervenciones de Teherán para desestabilizar la zona de Oriente Medio. «Con este historial sin armas nucleares, imaginen Irán con armas nucleares. ¿Quién estaría a salvo en cualquier lugar del mundo?», se preguntó. «Para ser creíble hay que escribir una línea roja en una parte clara del programa nuclear. Y esa línea está en el enriquecimiento de uranio», explicó Netanyahu, quien recordó que si Irak hubiese respetado las líneas marcadas se hubiese evitado la primera Guerra del Golfo.
A la cuestión palestina le dedicó unos minutos al principio de su intervención. Netanyahu pidió a Abas afrontar el problema de ambos pueblos y dejarse de discursos pomposos.