La factura de la reforma laboral se dispara hasta los 740 millones

El paro representa para el Gobierno «un lastre inasumible» para el desarrollo económicode España. 

El Gobierno cifra el coste de la reforma
El Gobierno cifra el coste de la reforma

El Pleno del Congreso convalidará hoy previsiblemente el decreto ley de la reforma laboral, una reforma cuyo coste ascenderá a 740,55 millones de euros hasta 2012, según se desprende de la memoria de impacto normativo que acompaña a la reforma y a la que ayer tuvo acceso este periódico. De esta cantidad 123,6 millones de euros corresponderán al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) que abonará los ocho días de indemnización por despido en todos los contratos indefinidos, según aprobó el Consejo de Ministros la semana pasada. El Fogasa, que se nutre de las cotizaciones sociales de los empresarios, deberá atender 179.145 despidos con salarios medios diarios de 86,3 euros, según las previsiones del Gobierno. Esto significa que el organismo público debería desembolsar 690,1 euros por cada despido hasta el 1 de enero de 2012, fecha en la que está prevista la puesta en marcha del futuro fondo de capitalización individual, el llamado modelo austriaco. El resto de gastos, hasta completar los 740 millones de euros, saldrá de las bonificaciones a la contratación aprobadas por el Gobierno. Así 124,17 millones será lo que cueste bonificar de aquí a 2012 la contratación indefinida inicial de jóvenes entre 16-30 años con problemas de empleabilidad. Otros 212,88 millones costará la bonificación por la contratación indefinida inicial de personas desempleadas mayores de 45 años. Mientras que bonificar la conversión en contratos indefinidos de contratos para la formación y en prácticas, contratos de relevo y de sustitución por anticipación de la edad de jubilación costará 53,58 millones de euros. Asimismo, el Ejecutivo estima que la exención de las cotizaciones sociales de empresarios y trabajadores en contratos para la formación alcanzarán los 80,54 millones de euros. Otra de las novedades incluidas en la norma, el reconocimiento de la prestación de desempleo en los contratos para la formación a partir de 2011, supondrá un coste de 30 millones acumulado entre ese ejercicio (16 millones) y 2012 (14 millones). Además el fomento de uso de la reducción de jornada como instrumento de ajuste temporal del empleo (contrato alemán) costará 116 millones de euros.El Gobierno también ha estimado que las medidas que contienen la reforma laboral crearán 2,37 millones de puestos de trabajo en 2010 y 2011, a pesar de las palabras del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, quien hace unos días aseguró que la reforma laboral «no crea» empleo sino que «evita» que se destruya. De los 1,3 millones de contratos que se suscribirán en 2010, el 65% (895.723) se firmarán de julio a diciembre, según prevé el Gobierno. Mientras que en 2011 se firmarán 1,47 millones de contratos. Un 50% de los que se suscribirán entre julio y diciembre, es decir 447.861, serán de fomento de la contratación indefinida, los cuales tienen una indemnización de 33 días por año trabajado. De esta modalidad se firmarán en 2011, 884.698, el 60% del total.El Gobierno recuerda en la memoria cómo en España se han destruido dos millones de empleos en los últimos dos años, lo que ha duplicado la tasa de paro hasta acercarse al 20%. Problema que, en su opinión, «supone un lastre inasumible a medio plazo para el desarrollo económico». El Ejecutivo reconoce que las debilidades del modelo laboral español han hecho que el empleo sea especialmente sensible a los ciclos económicos. La elevada temporalidad, o el escaso desarrollo de las posibilidades de flexibilidad interna, son algunas de las anomalías persistentes en nuestro mercado laboral.