«No me siento afortunado Fue una desgracia lo que nos pasó»

Nunca habían montado en avión, pero no pasaron miedo. Los elegidos por la cadena recibieron 60.000 euros.

Víctor Segovia, Pablo Rojas, Esteban Rojas y Ariel Ticona posaron con el embajador chileno en España, Sergio Romero, ayer, en el aeropuerto
Víctor Segovia, Pablo Rojas, Esteban Rojas y Ariel Ticona posaron con el embajador chileno en España, Sergio Romero, ayer, en el aeropuerto

Comienza la gira por los platós de televisión de los mineros chilenos. Ayer fueron recibidos en el aeropuerto de Barajas como auténticas estrellas. Además de un sinfín de medios de comunicación tanto nacionales como internacionales, su embajador en España, Sergio Romero, fue a esperarlos. «Aquí se siguió con mucha expectación un rescate que colocó al ser humano por encima de toda consideración», señaló el diplomático.
El viaje comenzó en Copiapó, era el primer vuelo para los cuatro mineros y sus parejas. Después tomaron otro avión de Santiago a Madrid. Según el diario «La Tercera», ninguno tenía pasaporte, por lo que las autoridades chilenas tuvieron que tramitarlos en un tiempo récord para que ayer pudieran estar presentes en el plató del programa de Antena 3 «Operación Chile. La voz de los mineros».
Cansados pero agradecidos, Ariel Ticona, Víctor Segovia, Esteban Rojas y Pablo Rojas fueron los elegidos por la cadena para ser entrevistados. Cada uno tiene una «historia personal» y cada uno recibió, según el mismo diario chileno, 60.000 euros. A la espera de que la empresa minera San Esteban les pague una indemnización a los 33, de momento estos cuatro mineros recibirán el equivalente a unos 870 euros por cada día que pasaron atrapados en el yacimiento de San José.
«No, no me siento afortunado. Una desgracia de la vida que nos pasó no más... Y estamos acá», señaló Ticona a su llegada a la T-4 a las ocho de la mañana. «Estamos contentos de estar acá y vamos a poder disfrutar de lo que dicen que es España», dijo mientras miraba a su hija Esperanza, nacida mientras él estaba a 700 metros bajo tierra. «La traje para disfrutar de ella porque no he tenido la oportunidad, nació el 14 de septiembre», explicó a Efe.
Aunque estaban un poco reticentes a hacer declaraciones (por el contrato con el programa) sí que agradecieron el apoyo y no se sorprendieron al ver a tantos medios agolpados. En Chile «fue mucho más». Ticona adelantó que sí que está dispuesto a volver a la mina, aunque «obviamente en otras condiciones y con las medidas de seguridad que correspondan».
Muchas son las voces que dicen que los mineros han roto su pacto de silencio. El martes, el carismático Mario Sepúlveda concedió una entrevista (pagada) a la cadena estadounidense ABC. Aparte de confesar cierto «miedo a morir» cuando la comida escaseaba en la mina, paró el reportaje y corrió desnudo hacia la playa para pegarse un baño con «total libertad».


Los protagonistas
- Víctor Segovia. El cronista
Con 48 años, Segovia escribió todo lo que ocurría en el interior de la mina San José. Ayer señaló que de momento «no pensaba publicar» sus escritos.
- Esteban Rojas. El prometido
 Rojas, de 44 años y encargado de mantenimiento, pidió a su novia matrimonio por la Iglesia desde la mina de San José, una vez que fuera rescatado.
- Pablo Rojas. El «cañita»
Con 45 años, predijo el derrumbe al advertir semanas antes que la mina San José «lloraba». Llegó a «tomar gusto» a la adrenalina de trabajar bajo tierra.
- Ariel Ticona. El tímido
Ariel Ticona tuvo a su hija, Esperanza, mientras estaba atrapado en la mina. Ayer confesó que estaba dispuesto a volver: «Soy minero y se lleva en la sangre».