Una vida de servicio a Reino Unido por Ingrid Seward

Cuando Isabel II ascendió al trono el 6 de febrero 1952, sólo tenía 25 años. En la austeridad de la posguerra británica sólo había un canal de televisión en blanco y negro en menos de un millón de hogares. Después de una campaña sostenida por la BBC y los miembros del Parlamento, la joven Reina aceptó que su coronación fuese televisada y garantizó una carrera para comprar los derechos. Con el lema «Juego de la gente libre», el nuevo Gobierno conservador de Winston Chur-chill prometió una sociedad más próspera en la que las restricciones de la posguerra serían dejadas de lado. La nueva Reina personificó la renovación de la esperanza, la seguridad y el optimismo para el futuro y, sobre todo, el alivio y gratitud por el mayor de los lujos: la libertad y la paz.

El Día de la Coronación (2 de junio 1953), el Gobierno alentó el ambiente de celebración y, aunque el racionamiento de alimentos aún estaba en vigor, permitió a todo el mundo una libra extra de azúcar, mientras que los huevos y los dulces fueron retirados de la lista de la ración total. Más de un millón de personas llegó a Londres sólo para ver las decoraciones y Churchill anunció la coronación como «el amanecer de una nueva época isabelina». No les decepcionó. La pompa y la exhibición de la Coronación superó algo que Gran Bretaña no había visto desde el aniversario del Diamante de la Reina Victoria, en 1897.

La definición de aniversario en el diccionario dice que es «una ocasión de regocijo y de fiesta». Durante el notable reinado de Isabel II, el mundo ha cambiado más allá de todo reconocimiento, pero la Reina se ha mantenido constante. Cuando sólo tenía 21 años, la entonces Princesa Isabel se comprometió públicamente a que ella consideraría su vida como un servicio. Desde los austeros cincuenta, a través de los cambiantes sesenta, luego los setenta y ya los ochenta, cuando no sólo era probable que todo el mundo fuera dueño de un coche, sino también de una casa, a los problemas de los años noventa y a las recesiones de nuestra época. La Reina ha sido testigo de las guerras, la muerte y las tragedias y nunca dejó que sus problemas personales o puntos de vista interfirieran en su deber.

Pero ningún barco de Estado, por muy bien que estuviera construido, es totalmente resistente al agua. Con la ruptura del matrimonio del Príncipe Carlos y la Princesa Diana de Gales y la posterior muerte de ésta en 1997 estalló una fricción en el engranaje de la monarquía. Probablemente, por primera vez en su reinado la Reina se enfrentaba a una situación trágica más allá de su control y, durante una semana tumultuosa y ruidosa, las efusiones de la ira popular contra la corona amenazaron con sumergir la Casa de Windsor.

La Reina puede no gustar, como muchos de los cambios a los que se ha visto obligada a realizar durante su reinado que ella sí aceptó. Su rutina, sin embargo, sigue siendo firme; Navidad en Sandringham, Semana Santa en Windsor y el verano en Balmoral y, aunque ella podría ir a caballo o estar con sus perros durante sus descansos, nunca se detiene y tiene reuniones diarias con su secretario privado y sus asesores. Rara vez viaja al extranjero, salvo en misión oficial, y con la pérdida del yate real Britannia en 1997, que le proporcionaba un hogar lejos del hogar, se ha vuelto más exigente con las visitas al extranjero. Pero la Reina no es una supermujer y los encuentra muy agotadores. Ella no tiene ninguna intención de darse por vencida y, aunque el Príncipe Felipe ha reducido sus funciones oficiales tras su reciente operación de miocardio, todavía siente que su lugar está a su lado, como lo ha sido durante los últimos 65 años.

Desde la boda del Príncipe Guillermo con Kate Middleton, la Reina puede ver el futuro de la Monarquía asegurado no sólo por su hijo, sino también por las próximas generaciones. Es en lo que ha trabajado tan duro. La belleza de Kate y el obvio amor que siente hacia su marido es exactamente lo que se necesita para que se desarrolle la monarquía los próximos 60 años.

Ingrid Seward
Editora jefe de «Majesty Magazine»