Asia

Aseguran que las muertes por Fukushima no se deben a la radiación recibida

Los seis trabajadores de TEPCO, la empresa gestora de la planta nuclear japonesa de Fukushima, que han fallecido desde el grave accidente ocurrido en marzo de 2011, no han muerto a consecuencia de la radiación recibida, asegura un informe de Naciones Unidas presentado hoy en Viena.

El estudio preliminar del Comité Científico de la ONU sobre los Efectos de Radiación Nuclear (UNSCEAR, en sus siglas en inglés) explica que gracias a mediciones de elementos radiactivos en el aire, suelo, agua y alimentos, analiza las dosis recibidas por adultos y menores de edad en diferentes partes de Japón.


A pesar de la elevada exposición a radiación sufrida por algunos de los trabajadores de TEPCO en la planta de Fukushima Daiichi, "no se han informado sobre efectos clínicamente observables".


El UNSCEAR tiene previsto presentar un informe más exhaustivo dentro de un año.
Wolfgang Weiss, presidente de turno del Comité, explicó hoy a la prensa que uno de esos fallecidos tenía leucemia, aunque "se puede excluir que haya tenido algo que ver con la exposición radiológica".


Según los datos del UNSCEAR, un total de 20.115 trabajadores estuvieron expuestos a radiaciones en Fukushima, de los cuales sólo ocho recibieron elevadas dosis de radiación, según datos oficiales de Japón.


Weiss consideró como "fiables"estas cifras y destacó que las mayores concentraciones de radiación sucedieron en los primeros días tras el accidente, cuando un número muy reducido de trabajadores estaban en la planta. En todo caso, el experto reconoció que "validar la exposición de los trabajadores a la radiación será un desafío".


Por otra parte, Weiss calificó como "destacables"las medidas de contención llevadas a cabo por las autoridades japoneses, incluidas las evacuaciones a gran escala y el corte de suministro de leche para niños.


Gracias a esas medidas, la exposición radiológica de la población local "fue muy moderada", aseveró el presidente del UNSCEAR, quien destacó en todo momento el carácter preliminar de los datos presentados y el hecho de que el análisis de los efectos de Fukushima es un proyecto a largo plazo. El UNSCEAR, un comité que existe desde el año 1995 y al que pertenecen 27 expertos de todo el mundo, recibe los datos que analiza de las autoridades japonesas y de diferentes agencias de Naciones Unidas, así como de la Organización Mundial de la Salud y de la FAO.