La vacuna de la gripe pincha

Los españoles le están perdiendo el miedo a la gripe. A diferencia de lo que ocurrió otros años y especialmente el pasado, cuando la psicosis por la posible irrupción de una pandemia del virus H1N1 llevó en masa a los ciudadanos a los consultorios en busca de la inmunización, la campaña para la temporada 2010-2011 no logra atraer en la misma proporción, ni de lejos, a los grupos de riesgo o población diana.

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN CONTENIDOS RELACIONADOS
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN CONTENIDOS RELACIONADOS

De acuerdo con los datos que ha recabado LA RAZÓN, las autoridades sanitarias de autonomías como Galicia, La Rioja, el País Vasco o Aragón han decidido prolongar quince días o un mes el periodo de vacunación, con el fin de vacunar a un mayor número de personas del que ha acudido hasta ahora a los centros sanitarios. El problema no afecta sólo, sin embargo, a estos feudos. Otras comunidades como Aragón, Murcia o Asturias han alertado también de la drástica caída de la afluencia de pacientes a las consultas, mientras que los médicos de familia acaban de realizar en Cataluña un llamamiento masivo para que los sanitarios acudan en busca de protección contra el virus de la influenza. Es el paso previo para ser luego «proactivos» con los pacientes, y recordarles la importancia de la vacuna, según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria.

Aunque todavía no hay datos oficiales del Ministerio de Sanidad sobre la marcha de las vacunaciones en todo el Sistema Nacional de Salud, las comunidades empiezan a ofrecer «píldoras» de por dónde van los tiros, en lo que podría generar un importante problema de salud pública si el patógeno de este año se expande con especial virulencia entre la población. El País Vasco, por ejemplo, ha aumentado 30 días más su campaña, hasta el 27 de noviembre. De acuerdo con las estadísticas de su Consejería de Salud, durante las cinco primeras semanas de vacunación se ha reducido casi un 10 por ciento el número de dosis administradas.

La bajada en el colectivo de 65 o más edad ha sido de un 7,4 por ciento, con respecto al mismo periodo del año anterior. De ahí el envío de cartas a los más mayores para recordarles la importancia de protegerse contra el virus.

En Aragón, el fenómeno es más acentuado. El pasado día 15 de noviembre sólo la mitad de sus mayores de 65 años había acudido a vacunarse, lo que ha llevado a las autoridades sanitarias a ampliar también los plazos. En Murcia, los datos recabados han generado preocupación en la Consejería de Salud, al detectarse que los centros han suministrado 135.235 dosis, 60.000 menos que en 2009. Las autoridades dan por hecho que será imposible alcanzar la cobertura de otros años.

Buen clima

La Xunta de Galicia, por su parte, ha achacado a la «bonanza climatológica» un descenso no cuantificado. Al igual que otras autonomías, la Consejería de Salud ha optado por ampliar la campaña de vacunación contra la gripe y el neumococo hasta el 3 de diciembre. En La Rioja, la ampliación de los plazos es de dos semanas: a pesar de que se compraron 69.000 dosis, sólo se han vacunado 55.000 riojanos. Por eso, las autoridades han llamado a los grupos de riesgo a inmunizarse.

Julio Zarco, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, ha atribuido estas bajas cifras de vacunación «a la saturación de la gente tras la intensa campaña de la gripe A del año 2009».