Un recluso pudo causar el incendio prendiendo fuego a su colchón

La Policía de Honduras investiga a un hombre que pudo haber provocado el incendio en la Granja Penal de Comayagua, en el centro del país, donde murieron quemados más de 350 reos, informó hoy una fuente oficial.

El portavoz de la Secretaría de Seguridad, Héctor Iván Mejía, dijo a los periodistas que se tiene información de una persona sospechosa, que no fue identificada porque podría peligrar su vida.
El escueto informe de Mejía coincide con otro del hasta hoy director nacional de Servicios Especiales Preventivos, Danilo Orellana, quien indicó que el presunto autor material del incendio pudo ser un recluso que le prendió fuego a su colchón, aunque no preciso más detalles.


Orellana fue suspendido hoy de su cargo por el presidente hondureño, Porfirio Lobo, lo mismo que el director de la Granja Penal de Comayagua, debido a la peor tragedia registrada en el sistema penitenciario de este país centroamericano.


Mejía y un oficial del Cuerpo de Bomberos también dijeron hoy que en principio se creía que el incendio pudo haber sido producto de un cortocircuito, aunque añadió que serán los bomberos los que informarán de las causas al concluir su investigación.


Según relatos de algunos reos supervivientes, varios de los presos que murieron quemados quedaron aferrados a los barrotes, en su desesperado intento por escapar del fuego, mientras que otros estaban apilados en los baños y otros espacios de las celdas.


El incendio, que se registró hacia la medianoche del martes, ha conmocionado a los hondureños, que además sufren de una violencia criminal que a diario deja un promedio de 20 muertes.


Los primeros cuerpos quemados en la prisión comenzaron a ser transportados hoy en contenedores a Tegucigalpa, donde serán sometidos a una autopsia por personal de Medicina Forense del Ministerio Público.