Los grupos de la oposición rechazan en el Congreso el decreto de medidas educativas

Todos los grupos de la oposición en el Congreso han manifestado su rechazo al Real Decreto de Medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo, con el que el Gobierno pretende ahorrar 3.000 millones de euros, que este jueves se ha debatido en el Pleno de la Cámara Baja. La votación se realizará al final de la mañana y sólo contará con el voto favorable del PP para su convalidación.

Los portavoces de PSOE, CiU, PNV, IU, UPyD, ERC y Mixto han reprochado al ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, que el texto normativo se haya tramitado por decreto y no mediante proyecto ley, al tiempo que han censurado la "falta de diálogo"con los distintos sectores que forman la comunidad educativa, autonomías y universidades para aprobar estas medidas. Asimismo, han denunciado "invasión de competencias"autonómicas.

El diputado socialista Mario Bedera ha comenzado su intervención afirmando que el decreto se trata de una norma para "recortar recursos humanos y materiales"y ha destacado que con la puesta en marcha de medidas que permiten el aumento de las horas lectivas del profesorado o el incremento de hasta el 20 por ciento del número de alumnos por aula se va a producir el "despido de 40.000 profesores". Así, ha calculado que se va a recortar 464 millones de euros en sueldos y otros 840 por el aumento de horas lectivas.

Para el exsecretario de Estado de Educación y Formación Profesional con el anterior Gobierno, el ministro Wert desde su nombramiento hace cinco meses "lleva echando por tierra el sistema educativo para justificar los recortes", que ha cuantificado en más de 4.880 millones, "una media de mil millones por mes". "En lugar de esgrimirse como el defensor de la educación ha sido su principal azote", ha apostillado.

Al despido de profesores, se suma, según el portavoz socialista, la merma de la calidad del sistema, la pérdida de la equidad y la ruptura del principio de igualdad de oportunidades. También ha criticado que el aumento de las tasas universitarias y la bajada de las becas "convierten a la universidad en un destino sólo para los muy buenos o para los que se lo puedan pagar".

Bedera ha pedido al ministro un "gran acuerdo"sobre el déficit que permita "mantener el Estado de Bienestar", al igual que lo han hecho el presidente del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, o el secretario general de este partido, Eduardo Madina. "Le hago este ofrecimiento por tercera vez. Los ciudadanos esperan de nosotros acuerdos en los fundamental porque nos estamos jugando el futuro", ha añadido.

Por su parte, el portavoz de Educación de CiU, Martí Barberá, ha advertido de que este decreto supone la "laminación de las competencias de Cataluña"y ha asegurado que su aplicación en esta comunidad sólo supondrá un ahorro de 150 millones de euros, el 10 por ciento de lo que había estimado el Gobierno central.

"No estamos de acuerdo con este real decreto ley y tampoco con las formas que está afrontando los retos educativo el ministerio, interfieriendo en nuestras competencias", ha aseverado para añadir que Cataluña, a diferencia del Gobierno central, está poniendo en marcha sus propias iniciativas en materia de enseñanza a través del "máximo diálogo"con la comunidad educativa.

La diputada de IU Caridad García Alvarez ha señalado que el decreto que este jueves se debate supone un "regreso al modelo franquista"y ha subrayado que se trata de una "declaración de guerra a la educación pública". "Le pedimos que lo retire, que convoque a la comunidad educativa y, a partir de ahí, empecemos a mejorar el sistema", ha apostillado.

Para el diputado de UPyD Carlos Martínez Gorriarán la norma es "estrambótica y lamentable". A su juicio, el Gobierno trata de "cargarse"el modelo de la universidad española bajo criterios "estrictamente"presupuestarios, de "forma apresurada"y "hurtando a la Cámara de un debate sosegado". También ha reprochado al Gobierno que no haya valorado otras alternativas como un plan de fusiones del sistema universitario o que no ponga freno al "derroche"de 17 sistemas educativos distintos.

La portavoz de Educación del PNV Arantza Tapia, se trata de una ley de "recentralización y recorte", que se ha planteado de una forma "unilateral y sin acuerdo". Para Tapia, "lo peor"del decreto es la pretensión del Ejecutivo de "recuperar competencias"autonómicas, que, según ha dicho, "ningún Gobierno se había atrevido a realizar". Asimismo, ha acusado al ministro de querer que el País Vasco "pague lo de derroches de otros".

Desde ERC, Joan Tardá a incidido en la invasión de competencias y ha subrayado que con este decreto se va a crear dos sistemas educativos: "uno para pobres y otro para ricos". Asimismo, ha censurado que el Ejecutivo pretenda que la Cámara legitime lo que a su entender es una "masificación"de las aulas, el despido "masivo"de profesores, el "cierre"de centros o el incremento de las tasas universitarias". "Su lema es que, ante la crisis, se salven al menos los nuestros y no el hijo de la portera", le ha dicho a Wert.

El portavoz del BNG Francisco Jorquera ha criticado el lenguaje "eufemístico"del Gobierno en el texto normativo para justificar los recortes, pues "raya el más dervergonzado cinismo".

También ha alertado de que supone un "ataque en toda regla"al sistema público de enseñanza, que "invade"competencias y hará que aumente el fracaso escolar. Jorquera ha criticado el aumento de las tasas universitarias en las universidades públicas, que se "aproxima"al precio de las privadas.

Sólo el PP ha mostrado su apoyo para la convalidación del texto. Así, la diputada Sandra Moneo ha señalado que no se puede perder "ni un minuto"en educación y ha justificado que al Gobierno "le habría gustado más hablar de su reforma educativa y no de este decreto". Asimismo, ha criticado la "nefasta"gestión del anterior Ejecutivo y ha reconocido que es "más rentable políticamente"sostener que es mejor el que más gasta.

Si bien ha reconocido el "esfuerzo"económico de la sociedad española para apoyar el sistema educativo, también ha alertado de que éste no se ha traducido en resultados, pues, según ha dicho, "son infinitamente peores"que muchos países europeos. "El sistema educativo arroja cifras indefendibles", ha sentenciado.