La telefonía móvil en países pobres aumenta un 13900 % en 10 años

El número de líneas de telefonía móvil contratadas en los 49 países que la ONU considera "menos avanzados", los más pobres del planeta, ha pasado de 2 millones en el año 2000 a 280 millones en 2010, lo que supone un incremento del 13.900 %, según datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

Este crecimiento de las telecomunicaciones observado en los países en vías de desarrollo supone un "salto enorme", aseguró a Efe el responsable del área de Debate y Conocimiento de la Fundación Telefónica, José de la Peña, y se explica porque "la tecnología que va más deprisa es la telefonía móvil".

No obstante, la penetración de la telefonía móvil, una magnitud que compara la población de un lugar con el número de tarjetas SIM activas, es del 45,2 % en África frente a la media mundial del 70 %, lo que significa que hay menos de 5 líneas por cada 10 personas en ese continente.

La extensión de la tecnología móvil en África ha contribuido al avance de su economía, además de la mejora de las comunicaciones, con el desarrollo de servicios que suplen las carencias de infraestructuras. Un ejemplo es el de M-PESA, una iniciativa de banca móvil que ya cuenta con 12 millones de usuarios.

Pero el auge de la telefonía móvil es generalizado: un informe de Gartner prevé que el número total de conexiones móviles alcance los 5.600 millones a finales de este año, un 11 % más que las cifras del año pasado.

La mayoría del crecimiento que experimenta la telefonía móvil "viene de Asia", afirmó De la Peña, quien destacó que en las estadísticas globales se notan más los incrementos de India y China, "países de miles de millones de habitantes". De hecho, "sólo el 30 %"de todos los móviles que hay en el planeta están en el Primer Mundo, afirmó.

La penetración de la telefonía móvil es superior al 100 % en 97 economías del planeta y es del 117,7 % en Europa, por lo que hay casi 12 números de teléfono móvil por cada 10 personas en este continente.

De la Peña espera que los datos de penetración de telefonía móvil por continentes se uniformen poco a poco, algo que ya está sucediendo en Latinoamérica, donde hay algunos países como Chile y Argentina que tienen unas cifras de tarjetas SIM activas por habitante que superan a la media de Norteamérica.

También cree que la evolución de la telefonía móvil de cara al futuro va a estar marcada por el "internet de las cosas", un ecosistema de telecomunicaciones basado en la disposición de sensores capaces de recopilar información y enviarla después de manera automática a centros de datos o a aplicaciones de usuarios particulares.

De aquí a 20 años, en el mundo habrá 50.000 millones de objetos conectados a internet, según los datos que maneja De la Peña.

"Antes -aseguró-, el límite era llegar a toda la población", una visión que los operadores cambiarán si se produce el salto al internet de las cosas y "se acaba llenando el mundo de sensores y de información".