Fabra y la eficiente gestión del poder por Iñaki Zaragüeta

La Razón
La RazónLa Razón

Los populares valencianos tienen un nuevo líder desde el domingo en la figura de Alberto Fabra. A pesar de que la Presidencia de la Generalitat le fue otorgada a dedo, como es ley en el PP, conozco muy pocos políticos que hayan gestionado el poder tan rápida y certeramente. En lo que dura un embarazo, este castellonense de 48 años ha ordenado el escenario económico de la Comunidad con mano de hierro, la misma con la que ha echado y ganado un pulso a pesos pesados del partido para hacerse dueño y señor de la organización. Así se lo demostró cuando se opusieron a la designación del secretario general regional e invitaron al voto en blanco. Fabra siguió en sus trece y los discrepantes recogieron un raquítico botín. Las consecuencias para los perdedores en un par de meses. Tenían razón quienes le conocían, al subrayar como características personales la reflexión, la prudencia y la firmeza con la que ejecuta sus proyectos.

Pero ¡ojo! En su discurso tras ser elegido presidente regional del PPCV, demostró además visión de futuro para taponar la vía de agua electoral que le puede venir al PP del «valencianismo político» como consecuencia del «cordón sanitario» al que Rajoy ha sometido a sus compañeros levantinos, con los que no cuenta en sus plantillas orgánica ni gubernamental, y a la Comunitat en materia de inversiones, así como a la trágica situación económica y a las imputaciones judiciales de demasiados cargos públicos. «Sólo los valencianos estarán por delante Rajoy», dijo Fabra nada más investirse del mando. Rajoy se juega 1.400.000 votos en la mesa valenciana con 20 escaños. Así es la vida.