El PP abre otra etapa de unidad con Alberto Fabra

VALENCIA- Alberto Fabra ya es el nuevo presidente del PPCV. Así lo decidieron el 81,3 por ciento de los compromisarios que dieron su voto a la Comisión Ejecutiva y la Junta Directiva propuesta por el único candidato, el también presidente de la Generalitat. «Para mí esto es como un sueño», dijo Fabra tras conocer el resultado de la votación, «yo empecé como vosotros y ahora soy el presidente del partido. No os voy a fallar. Cuento con vosotros. Gracias amigos».

En el discurso previo a su elección, Fabra insistió en que el PP es un partido de personas honradas. El contador se ha puesto a cero y sólo cabe la ejemplaridad. Explicó que la situación actual requiere una reestructuración del partido con nuevas ideas y caras con las que se persigue un sólo objetivo, sacar a la Comunitat Valenciana de la crisis.

Hizo hincapié en la necesidad de conseguir un partido fuerte para que el Gobierno pueda actuar con contundencia en la recuperación económica.

Fue una intervención en la que Fabra apeló a la unidad y a la responsabilidad y, dados los buenos resultados obtenidos, parece que convenció. Así, el XIII Congreso del PPCV fue tranquilo. El ruido generado en los últimos días por el presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus y presidente provincial, se ha quedado en nada. Lo decía en los pasillos del Auditorio de la Diputación de Alicante por la mañana. «Vamos todos a una. Cualquier otra cosa sería de estar locos».

Los votos en blanco, los que se interpretan con un voto contra la elección de Serafín Castellano como secretario general, se quedaron en el 18,7 por ciento. Sólo hubo dos votos nulos en el Comité Ejecutivo y tres a la Junta Directiva. No pasa de la anécdota.

Por lo que respecta al nuevo organigrama del PPCV, tanto en la Junta Directiva como en el Comité, Fabra ha creado su propio equipo.Todas las sensibilidades están representadas, cumplía así su promesa: «Aquí caben todos». También lo hizo con respecto a los imputados.
Los «Gürtel» han desaparecido.
El hombre fuerte es Serafín Castellano. Conseller de Gobernación y número dos de Fabra, se ha impuesto pese a las presiones de dos pesos pesados del partido, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el presidente Rus. También toma protagonismo César Sánchez, el alcalde de Calpe, y para quien Fabra ha creado una vicesecretaría de la cual dependen las otras cuatro. La de Organización con Marisol Linares (Castellón), Política Territorial, Miguel Ortiz (Alicante), Comunicación, Jorge Bellver (Valencia) y Política Social, César Augusto Asencio (Alicante). Se interpretan como deserciones las de personas cercanas a Barberá y a Rus, ya que ambos obviaron las ofertas de Fabra tras conocer que el punto de partida era Castellano.