Libros

«Los Simpson» andan sueltos

David Safier publica «Una familia feliz», un relato desternillante sobre un hechizo«Una familia feliz»David SafierSEIX BARRAL 320 págs., 17,50 eur. (e-book, 13)

La nueva novela de David Safier se convertirá en una cinta de animación
La nueva novela de David Safier se convertirá en una cinta de animación

En realidad, David Safier escribe cuentos de hadas posfeministas, megafantásticos y humorísticos, elementos que rara vez suelen combinarse, excepto si quien lo hace es un escritor tan dotado para la ironía y la narración descacharrante como Safier. Triunfó con «Maldito karma», donde su protagonista muere aplastada por un váter desprendido de una estación espacial rusa y se reencarna en una hormiga. Le siguieron «Jesús me quiere», la historia de una treintañera que se enamora de Jesús, y «Yo, mi, me… contigo»: de nuevo un relato sobre la reencarnación de una mujer pero esta vez en el cuerpo de Shakespeare.

Monstruos clásicos
Es evidente que a Safier le encantan las situaciones estrambóticas, a las que opone una visión patética de la vida cotidiana de sus protagonistas, normalmente un personaje femenino con baja autoestima o una triunfadora cuya carrera la ha ido alejando de su familia. En «Una familia feliz» reincide en la transformación friqui de toda una familia en monstruos clásicos, al modo de los Monster. Una situación que recuerda algunos de los geniales episodios de Halloween de «Los Simpson». El escritor narra todas sus novelas con un notable sentido del humor, que podría definirse por el contraste que produce una visión cotidiana de la vida con la irrupción de una situación chocante o disparatada que provoca la reencarnación o hechizo de la protagonista. El amor romántico tiene su contrapartida en la patética rutina familiar y el ansia de realizarse en un mundo fuera de lo corriente, unas plegarias atendidas de forma extrema. El efecto es siempre un cuento moral surrealista sobre el caos de la vida moderna escrito con un lenguaje mordaz que pone patas arriba una concepción estereotipada de la vida moderna.

Lo mejor es la sencillez con la que cuenta lo inverosímil, el lado humano de los protagonistas, tan próximos al lector que se identifica desde la primera frase, y los diálogos chispeantes que hacen avanzar la acción hacia un feliz desenlace. El autor recupera el humor iconoclasta de Sharpe, el fantástico de Terry Pratchett, la sofisticación de Nora Ephron, el «chick-lit» posfeminista de Fay Weldon y Helen Fielding, y el descaro de las novelas de Copi. ¡Seis en uno!