Europa

Horarios locos por Ángel Valle

Horarios locos; por Ángel Valle
Horarios locos; por Ángel Valle

El Gobierno ha apostado claramente por la conciliación laboral y familiar y, en este sentido, la pasada semana, prestó la sede del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para la organización del VII Congreso Nacional para Racionalizar los Horarios Españoles, cuyo objetivo es concienciar a la sociedad sobre el valor del tiempo y la importancia de su gestión, y promover medidas que faciliten una racionalización de los horarios en nuestro país. A lo largo de dos días, representantes de cerca de 200 empresas, asociaciones y organizaciones sociales debatieron sobre la problemática de los horarios laborales, comerciales, escolares y mediáticos; las ventajas de los horarios flexibles y su impacto en la persona y en la familia o la posibilidad de que España vuelva al huso horario del meridiano de Greenwich, el que tienen Portugal, Reino Unido o Canarias, para ganar una hora más de sueño.
En una de las mesas redondas, la presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Elsa González, puso de manifiesto que «nuestro oficio es uno de los más castigados en cuestión de horarios», razón por la cual reiteró la petición del gremio al que representa para que «las administraciones estatales, autonómicas y locales eliminen las convocatorias tardías; a las empresas privadas del mundo de la comunicación para que respeten los turnos horarios, salvo imprevistos, y al propio periodista para que cambie el ‘‘chip'' y saque partido a su jornada laboral».
Pese a que la situación de crisis que atraviesa España podría ser un problema a la hora de plantear estas peticiones, Elsa González dijo que, aunque «la profesión no está para exigencias, es el momento de pedir, al menos, una reordenación de horarios», un punto en el que estuvo de acuerdo el presidente de la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles, Ignacio Buqueras, quien afirmó que «en periodos de crisis, los españoles deben reinventarse», y lamentó que, «aunque en España se trabajen más horas, la productividad es menor».
González quiso poner de manifiesto el papel de los medios de comunicación para transformar la realidad y difundir usos y costumbres, y mencionó algunos ejemplos que colaborarían a la racionalización horaria en España, como el adelanto «en una hora» de los telediarios, los partidos de fútbol y los programas estrella de las televisiones, «lo que permitiría que los españoles durmiéramos sesenta minutos más. La televisión tiene la llave para adelantar el momento de irse a la cama», afirmó.
Y es que no debemos olvidar que en España el «prime time», el horario de máxima audiencia televisiva, empieza entre una y dos horas más tarde que en el resto de países de Europa. En Estados Unidos también arranca esta franja horaria entre las siete y las ocho de la tarde. Por este motivo, el secretario de Estado de Servicios Sociales, Juan Manuel Moreno, pidió a los medios de comunicación en la inauguración del citado congreso por su capacidad de «liderazgo», que reconsideren la hora del «prime time» y recalcó que «racionalizar horarios es conciliar, corresponsabilizar y desarrollar una vida profesional, familiar y personal plena y satisfactoria». En este sentido, el secretario de Estado también aseguró recientemente que «no tiene ningún sentido que se hagan retransmisiones de los partidos de la Liga a las once de la noche. Eso supone que se retrasen los hábitos de los aficionados españoles y también de los niños, que se acuestan más tarde».