Xavi te necesito

Preocupa el estado físico del «8»y la carga de entrenamientos

Xavi da órdenes a sus compañeros en el transcurso del partido contra Chile
Xavi da órdenes a sus compañeros en el transcurso del partido contra Chile

Potchefstroom- Xavi es el alma de la selección, el cerebro, el corazón, el eje, el cedazo, el estímulo de quien parte el fútbol. Xavi mueve los hilos del Barça y conduce a España. Cuando él está fino, cuando él juega, cuando no hay merma física que distraiga su talento, ni dos secantes interrumpen su labor. El suyo es un trabajo constante de parar, mandar y templar. De organizar y de buscar espacios, de hacer fácil lo difícil, de combinar y dar profundidad al equipo. Lo suyo es desatascar, oxigenar; el problema de todo el entramado es cuando a él le falta el oxígeno. Entonces el fútbol de «La Roja» se resiente, se vuelve más previsible, menos vistoso y también menos efectivo. Se vio contra Suiza, se apreció también contra Honduras y frente a Chile hubo fases enel primer tiempo en que desapareció. En el segundo se notó su mando, de contención y alivio; pero no está radiante.Luis Aragonés insiste en que juega en una posición que no es la suya, la idónea. Reitera en cada uno de sus análisis en LA RAZÓN que Xavi tendría que jugar algo más atrás para repartir más balones y organizar antes el ataque... Pero, ¿puede? Ésa es la cuestión. Vicente del Bosque le sitúa como en el Barcelona, «quizá algo más adelantado», admite; a cambio, le libera de menesteres más sacrificados: «No le pedimos que baje a defender; le cuidamos. Le damos libertad porque también sabemos que no le importa recibir de espaldas». «Le protegemos», dice Del Bosque, le sustituyó contra Honduras «para tenerle fresco y descansado»; pero no se puede prescindir de él. Con este futbolista la frase «te necesito» adquiere una dimensión especial. Es una llamada de auxilio, casi desesperación, porque el fútbol de la selección sin él en condiciones se resiente. ¿Está pasado de entrenamiento? Ítem más, ¿está pasada de rosca la selección? Quizá en el segundo tiempo de los dos últimos partidos optó por ahorrar energías, pero transmitía sensación de fatiga.«No creo», asegura Del Bosque, «que nos hayamos excedido con la carga en los entrenamientos». Sea lo que fuere, ante Portugal se verá aún mejor. Será el momento de comprobar si la selección está fatigada o sólo administra sus fuerzas. Los números de Xavi, por otra parte, no invitan al optimismo, pues lleva encima una tralla monumental. Ha disputado 62 partidos en esta larguísima temporada, 5.152 minutos. En el Mundial, 246 minutos en tres encuentros. Jugó los once partidos de Liga de Campeones completos. Se quejaba Maradona de que Guardiola había sobreexplotado a Messi, otra afirmación gratuita de las suyas. Leo ha jugado 58 encuentros, 5.021 minutos. ¿Quizá por ello se le ve más fresco con Argentina? Por eso sólo, seguro que no. También cuentan los años, y que en vísperas del Mundial sólo participó en un amistoso y su amigo Xavi, en tres.Xavi no se queja, dice que está bien, quizá se esté reservando. Ojalá, España le necesita.

Alonso y Albiol, lesionadosUna entrada de un chileno al filo del descanso dejó a Xabi Alonso malparado. Sufre un esguince de grado I-II. Está en reposo; Del Bosque confía en recuperarle contra Portugal. Peor aspecto tenía lo de Albiol, retirado entre lágrimas del entrenamiento vespertino al recibir un golpe muy fuerte en el peroné en una acción con Llorente. Salió en brazos del doctor Óscar Celada y del fisioterapeuta Fernando Galán. De los vestuarios fue trasladado en ambulancia al hospital. Afortunadamente, las pruebas radiológicas descartan lesión grave de Raúl Albiol.