Alemania presiona más a Grecia

Más presión para Grecia. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, advirtió ayer de que si el Parlamento heleno no aprueba el nuevo paquete de recortes, podría dejar de percibir el dinero del rescate pactado con la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La Razón
La RazónLa Razón

«Si se rechaza el paquete, algo que en realidad nadie espera que ocurra, ya no existirían los requisitos (pactados) por el FMI, la UE y los países de la eurozona para liberar el siguiente tramo de la ayuda», afirmó Schaeuble en una entrevista publicada por el periódico alemán «Bild am Sonntag». El quinto tramo del rescate está cifrado en 12.000 millones de euros, una cantidad necesaria para que el Estado griego no caiga en la bancarrota. «La estabilidad de toda la eurozona estaría en peligro y necesitaríamos garantizar rápidamente que el riesgo de contagio para el sistema financiero y otros países de la eurozona se puede contener», explicó Schaeuble. «Estamos haciendo todo lo posible para evitar que la crisis crezca, pero debemos estar preparados para todo. Ésa es nuestra responsabilidad y nos estamos preparando para ello», aseguró. Está previsto que el Parlamento griego vote el próximo miércoles o jueves el nuevo paquete de austeridad, que incluye recortes por valor de 6.500 millones para 2011 y el ahorro de otros 22.000 millones para el periodo 2012-2015.