La reapertura del Romea podría llegar con el próximo Tenorio

Falta por terminar la tapicería y la instalación del nuevo telón cortafuegos

La reapertura del Romea podría llegar con el próximo Tenorio
La reapertura del Romea podría llegar con el próximo Tenorio

MURCIA- Tras cuatro años de obras y varias temporadas fuera de circuito, la reapertura del Teatro Romea de Murcia parece inminente. Tanto es así que ¿quién sabe si este año se representará el tradicional Tenorio en el que ha sido su lugar habitual durante tanto tiempo? Se trata de una posibilidad, nada descabellada, después de observar la buena salud del espacio murciano, que ya ha concluido sus primeros «chequeos» de las instalaciones eléctricas, ascensores y aire acondicionado.

Luego, ¿qué más necesita el coliseo murciano? Falta por terminar la tapicería y la instalación del nuevo telón cortafuegos, que aislará el escenario del patio de butacas o viceversa, en el momento en el que se detecta humo, y se abren las puertas para la evacuación. «Algo necesario y obligatorio en cualquier recinto de este tipo», manifestaron ayer los concejales murcianos de Vía Pública, Ana Martínez; Cultura, Rafael Gómez, y Contratación, Cosme Ruiz, acompañados por su director, Lorenzo Píriz Carbonell.

Durante su visita, Píriz Carbonell no concretó la fecha en la que se abrirán las puertas de este baluarte artístico, ni la programación con la que se inaugurará, aunque sí manifestó que «estoy detrás del espectáculo de ‘Los Miserables', quiero que Concha Velasco venga con su musical cuando tenga fecha y Maribel Verdú está preparando un estreno que se verá aquí en un futuro». En cuanto al público, las butacas que se han colocado son totalmente nuevas, más anchas y cómodas y la primera fila del patio se ha hecho movible. También se ha abierto el quinto piso, denominado «Paraíso», por lo que el aforo ha crecido, pasando de 900 butacas, antes del inicio de la reforma, a las 1.200 actuales.

Píriz Carbonell señaló que los pasillos son más anchos para evitar aglomeraciones en las entradas y salidas, facilitando también el acceso y el espacio a aquellas personas en silla de ruedas. Los aseos, la pintura y los techos están terminados, con lo que el teatro «ha sido rehabilitado en un ochenta por ciento». Las obras en el tejado, agregó, han retrasado la recuperación ya que desde el año 1902 no se tocaba y esto provocó peligro de derrumbe. A su vez, continuó, «el peine es más grande y el escenario, que en este momento está apuntalado por debajo, tiene la misma fisionomía pero ahora tiene más capacidad, ya que se ha ensanchado un metro y medio por cada lado». En cuanto a la caja escénica, que antes era de madera, «ahora se encuentra totalmente motorizada y se maneja por ordenador». Cuenta con tecnología punta, y se «convierte en un espacio envidiable», que se puede encontrar en muy pocos teatros en España y Europa.

También se han reformado por completo los camerinos y dos salas de ensayo, la de los Espejos, que se utilizará para conciertos menores, y una sala polivalente en la que se ofrecerán recitales de poesía y presentaciones de novelas. Y algo fundamental, «se mantendrán los precios después de la reapertura», afirmó su director.

Por su parte, Martínez avanzó que el día que se entregará la obra formalmente será el 15 de este mes de septiembre, una vez que se aporten los diferentes documentos y certificados que permitan la aceptación de las mismas por los supervisores municipales en la Concejalía de Calidad Urbana e Infraestructuras. Y la pregunta inevitable, ¿por qué se ha prolongado tanto la recuperación»? Martínez explicó que «estructural mente se ha renovado casi de forma integral». Además, añadió, «aunque ornamentalmente no se apreciara, las vías interiores estaban muy dañadas y todas las instalaciones eléctricas se han cambiado en su totalidad».

Asimismo, «para que el inmueble soportara la presencia de aire acondicionado, «se ha tenido que construir una estructura anexa metálica adicional». «Se ha hecho una rehabilitación profunda que puede durar cien y muchos años más», apostilló. A la repetida pregunta, Píriz Carbonell contestó que «no se puede arreglar como si fuera un producto, todo ello nos llevó mucho tiempo e hizo que se retrasaran las obras hasta un año y medio, al igual que la pintura de la fachada que ha quedado igual que la original de 1860». En cuanto a la polémica sobre los retrasos, Gómez aseguró que «no existe ninguna polémica» y lo que se pretende es que «se disfrute de una gran programación dentro de poco».

Por otro lado, Martínez, al ser preguntada sobre el expediente disciplinario y la destitución de Antonio González Serna como jefe de la Oficina Técnica de Proyectos de Arquitectura (OTA), indicó que son los servicios jurídicos los que se encargan de ese asunto, al tiempo que informó que «a partir de que se entregue la obra en el Ayuntamiento no habrá penalizaciones».

El proyecto, cuya cuantía asciende a seis millones de euros, está financiado a partes iguales por el Ayuntamiento de Murcia, Gobierno regional, Cajamurcia y Caja Mediterráneo, y la obra se ha ejecutado en tres fases.

En los próximos días arrancarán las pruebas de servicio correspondientes a las barras motorizadas y demás instalaciones del peine del Romea, lo que supondrá la colocación de tramoyas, telones, barras de iluminación y demás material escénico, bajo la supervisión de la dirección del teatro.

Además, la Oficina Técnica de Proyectos ya ha entregado al Servicio de Contratación la documentación del suministro de instalaciones audiovisuales y equipamiento técnico y está previsto que comiencen las obras, de manera simultánea, de reparación de la escalinata.
Por otro lado, los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Murcia coincidieron en destacar el buen aspecto del Teatro Romea, aunque criticaron que no se haya informado con transparencia durante estos cuatro años acerca de los retrasos y el estado de las obras. Y es que, a juicio del portavoz del Grupo Municipal Socialista, Pedro López, el cierre del teatro durante cuatro años ha sido una «puñalada» en el corazón de la ciudad, sobre todo en la actividad comercial y la cultura, «y eso hay que recuperarlo con la mayor brevedad posible». Al tiempo que propuso poner en marcha unas jornadas de puertas abiertas «para que los ciudadanos de Murcia puedan comprobar el estado en el que ha quedado el edificio». Para López «sería bueno que los murcianos vieran el resultado de las obras, que se han realizado en el principal teatro de la Región, después de todos estos meses de oscurantismo y falta de transparencia». López manifestó que, desde el PSOE, «esperamos que la programación del Romea esté a la altura de las circunstancias y que sirva, además, para reactivar la maltrecha economía del centro de la ciudad». Y es que, recordó, en su última temporada, unos «200.000 espectadores visitaban al año el teatro». En este sentido, subrayó que, hace unos meses, «asistimos a la inauguración del Teatro Circo y, a estas alturas, no hemos vuelto a saber nada».

Asimismo, López insistió en que «tenemos la obligación de exigir al Gobierno de la Glorieta que detalle el coste exacto del proyecto de rehabilitación -más de seis millones de euros-, bastante elevado sobre el presupuesto inicial, así como lo motivos por los que las obras se han retrasado tanto en el tiempo». El portavoz socialista recordó que «hace ya cuatro años que el Romea está cerrado y sólo se debe a la mala gestión del PP municipal».

Por último, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Murcia ha señalado que espera que, a partir de ahora, "el Romea vuelva a convertirse en el referente cultural de la ciudad de Murcia y recupere el esplendor y la categoría de la que ha gozado en otras épocas".

"La cultura debe que ser una prioridad para el Gobierno de una ciudad como Murcia si no queremos estar a la cola, como ya ocurre, desgraciadamente, con otras disciplinas", ha concluido.

IU critica la ausencia de técnicos
La portavoz de IU-Verdes en Murcia, Esther Herguedas, y el concejal Nacho Tornel, mostraron su sorpresa porque en la visita realizada ayer al Teatro Romea no haya asistido ningún técnico del Ayuntamiento como responsable de las obras de reforma. Además, expresó sus dudas sobre el coste «real» de la reforma ya que 4,1 millones de euros corresponden a la adjudicación de las obras a empresas, pero hay otros dos millones de euros pendientes «que no sabemos su justificación». Avanzó que su grupo va a solicitar de nuevo la convocatoria de la comisión de Vigilancia de la Contratación para conocer los detalles del desarrollo de las obras. Mientras los concejales de UPyD, Rubén Serna y José Antonio Sotomayor, aseguraron que «el teatro presenta un aspecto estupendo, espectacular, de cara a ser inaugurado próximamente», aunque no entendieron por qué hasta ayer, y durante estos últimos años, «no se ha aplicado la misma transparencia». UPyD espera, también, que la recuperación de este edificio sirva para relanzar la política cultural y turística del municipio, «y devuelva a la ciudad de Murcia al lugar que le corresponde».