La lista del PSPV de Valencia augura un descenso importante de escaños

Las listas electorales aprobadas por las Ejecutivas la noche del viernes han supuesto un terremoto en el PSPV.

Alarte, con cara de circunstancias, entre Leire Pajín y el tránsfuga, Agustín Navarro, ayer en Benidorm
Alarte, con cara de circunstancias, entre Leire Pajín y el tránsfuga, Agustín Navarro, ayer en Benidorm

Valencia- Salvo los elegidos, nadie parece estar contento con las listas electorales que el PSPV.
Algunos socialistas interpretan que el puesto que ocupa el actual jefe de Gabinete de Jorge Alarte, Josep Moreno, marca el último en los pronósticos que baraja el PSPV para la provincia de Valencia. El polémico Moreno, una de las personas más temidas a la vez que odiadas en el PSPV, ocupa el puesto 12 y muchos creen que ese será el puesto que se conoce como «de sufridor», es decir, el que nunca sabe si entrara o no. Actualmente, hay catorce diputados coaisliats por este cricunscripción.
Aparte del citado Moreno, la lista de Valencia está compuesta por Jorge Alarte, Carmen Martínez, Cristina Moreno, Carmen Ninet, Víctor Sahuquillo, Pilar Sarrión, Francesc Signes, Eva Martínez, Rafael Rubio, Alfred Boix y Juan Soto. Tras Moreno, Sonia Borruey, Francesc Gaspar y Chelo Orias.
Alarte ha perfilado la lista valenciana con personas fieles y, sobre todo, de poco peso en el partido, para que no puedan hacerle sombra tras unos malos resultados electorales. El lermismo queda reducido a una mínima expresión en los nombres de Alfred Boix y Francesc Signes.
También el lermismo sufre su baja más importante en Castellón, en la persona de Ximo Puig que no entra en la lista que lidera Francesc Colomer, si bien es cierto que siempre se ha dado por cerrado el pacto entre Puig y Alarte para encabezar la lista de Castellón al Congreso de los Diputados.
En Castellón, la lista la componen Francesc Colomer, María José Salvador, Ernest Blanch, Clara Tirado, Josep Gisbert, Samuel Falomir, Sabina Escrig, Miguel Ángel Guillem, Ignacio Subías y Yolanda Porcar. Actualmente, la provincia de Castellón está representada por diez diputados autonómicos.
Y en Alicante, las cosa son todavía mucho más raras ya que la secretaria de la provincia, Ana Barceló, se ha negado a mandarle a Alarte la lista emanada de su ejecutiva, al haberse filtrado algunos nombres que hacen pensar que las agrupaciones no son los que eligen a los candidatos de la listas sino que más bien contribuyen a hacer un cierto paripé.
Así que Barceló le ha enviado a Alarte los 129 elegidos en las agrupaciones locales alicantinas para que él elija a los candidatos.
Jorge Alarte intentó quitarle hierro ayer a esta inusual maniobra y dijo que tenía «respeto y consideración a la opinión de sus compañeros de partido» y remarcó que continúa trabajando por «lo importante, que es cambiar las cosas en las próximas elecciones autonómicas del 22 de mayo».
«Soy siempre muy respetuoso con la libertad de todos los compañeros de expresarse. Yo estoy en otra cosa, estamos en lo importante, que es trabajar para cambiar las cosas el 22 de mayo»
El secretario general de los socialistas valencianos, quien ha asegurado que «esta semana» se tomarán «las decisiones» sobre esta cuestión, insistió en que «nunca hace valoraciones sobre otros compañeros, porque todos"tienen su consideración, puesto que es un partido libre».


El sábado, comité
El próximo sábado se reunirá el Comité Nacional del partido que deberá aprobar las listas electorales que han remitido la Ejecutivas provinciales. En esta reunión se prevé que Alarte intente hacer algunos «ajustes» como podría ser la inclusión de Ximo Puig en la candidatura de Castellón. Pero sin duda, el cometido más importante será tratar de pactar una lista para la provincia de Alicante después de la maniobra de la secretaria provincial


Y eso que no le iba a apoyar...
El secretario general de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, se tuvo que tragar ayer dos sapos. Uno, hacerse la foto con la de su derecha. Otro, hacérsela con el de su izquierda. La primera es la conocida ministra de Sanidad, Leire Pajín, con quien Jorge Alarte está clarmente enfrentado por la composición de las listas autonómicas por Alicante. El otro es el «tránsfuga de libro», Agustín Navarro, a quien Alarte dijo que no apoyaría y que no iría en las listas del PSPV. Ayer, los tres juntos inauguraron la nueva sede de Benidorm... del PSPV, claro.