Asia

ANÁLISIS: Por qué ataca Pyonyang a su vecino

«Busca llamar la atención de EE UU»

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN CONTENIDOS RELACIONADOS
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN CONTENIDOS RELACIONADOS

En los últimos meses, las dos Coreas parecían progresar hacia un nuevo deshielo, de modo que el bombardeo sobre la isla de Yeonpyeng ha cogido por sorpresa a todo el mundo, empezando por Seúl. Dos expertos de renombre consultados por LA RAZÓN descartan que se trate de un incidente imprevisto, fruto de la tensión. «Es algo demasiado grande para no haber sido planeado», dice He Lan, de laUniversidad de Pekín.

Chantaje para negociar

El analista Andrei Lankov cree que «Kim Jong Il trata una vez más de llamar la atención de Seúl y Washington». Lo que buscaría la dictadura es volver a la mesa de negociaciones en la que se discute su desarme nuclear. Todo para negociar ayudas económicas y para que se suavice el embargo. «Están recordándole a sus enemigos que siguen ahí. Durante el último año han exigido que se retomen los programas de ayuda que les bloquearon en 2008. Sus demandas han sido ignoradas, por eso quieren demostrar que pueden causar un montón de problemas si no les pagan». La mayoría de los expertos sostiene que el régimen no actúa por los impulsos de un dictador chiflado, sino de acuerdo a una estrategia que consiste, precisamente, en cultivar la imagen de régimen imprevisible y dispuesto a todo. Por ridículo que parezca, ha funcionado en el pasado: Pyongyang ha conseguido casi 4.000 millones de dólares de EE UU, Japón y Corea del Sur desde que empezó a negociar el desarme nuclear en 1994, además de otros 3.400 en ayuda humanitaria.

El Ejército y la sucesión

El régimen necesita el dinero ahora más que nunca ya que afronta un momento crucial para su supervivencia: con una economía arruinada, una escasez de alimentos que hace temer nuevas hambrunas y una transición delicadísima en el horizonte. El «Querido Líder», Kim Jong Il, anciano y enfermo, pretende dejarle el cetro a su hijo Kim Jong Un. Necesita divisas y petróleo para mantener al Ejército de su lado y a su familia en el poder.