Caja Madrid decide hoy si suspende el bonus al equipo del ex presidente Blesa

El consejo de administración de Caja Madrid tendrá que decidir hoy si retrasa el pago de 25 millones de euros en incentivos al ex presidente de la entidad, Miguel Blesa, y a otros nueve ex directivos que formaban el comité de dirección de la anterior cúpula

.
.

La Comisión de Retribuciones de la compañía plantea retrasar el abono de esta cantidad hasta que la caja haya completado la devolución de las ayudas públicas recibidas del FROB, que ascienden a 4.465 millones. Además, el citado organismo quiere que se suprima definitivamente el abono de esta retribución adicional a la jubilación para Blesa y su equipo.

Los motivos

Este pago extraordinario fue fijado con carácter indefinido por el consejo de la entidad en 2007, entonces presidido por Blesa, y la actual coyuntura de crisis financiera, la reciente formación del Sistema Institucional de Protección (SIP) junto a otras seis cajas de ahorros y el hecho de haber recibido dinero público son factores suficientes, según la Comisión de Retribuciones de Caja Madrid, como para frenar esta partida extraordinaria de gasto a ex directivos. Blesa recibió una indemnización de 2,4 millones de euros por su salida de la firma, hace ahora un año.

La Comunidad de Madrid (CAM) también ha manifestado a la actual directiva, liderada por Rodrigo Rato, su total rechazo al bonus del equipo de Blesa, cuya gestión al frente de la entidad aún arroja dudas. En 2006, un año antes de que el consejo pactara el pago adicional a la jubilación que ahora se está discutiendo, Caja Madrid registró un beneficio neto superior a los 1.000 millones de euros. Cuatro años después, la cifra se redujo más de un 75%, hasta los 256 millones con los que la entidad despidió 2010.

Para elevar la solvencia Banco Financiero y de Ahorros (firma resultante de la fusión de Caja Madrid, Bancaja y otras cinco cajas regionales), el equipo de Rato ha decidido, entre otras medidas, sacar a Bolsa la entidad durante el presente ejercicio como mecanismo de financiación. Los requisitos fijados por el Gobierno para el sector financiero exigen un 8% de capital y la firma aún no lo alcanza.

La conversión de la compañía que preside Rodrigo Rato en una sociedad cotizada, posibilidad que también será estudiada esta semana, permitirá la captación de capital adicional para reforzar su disponible y cumplir así con las exigencias del Ejecutivo para el sector financiero.