El Gobierno se aparta de los actores

La Plataforma contra la Impunidad del Franquismo convocó este domingo un acto de homenaje a las víctimas de la dictadura que se ha desarrollado en el cementerio de la Almudena, junto al muro donde murieron fusiladas cerca de 3.000 personas. 

El acto ha comenzado a las 11 de la mañana, consistió en una lectura continuada de nombres de víctimas madrileñas, "en representación y como homenaje a la totalidad de las víctimas del franquismo ejecutadas en Madrid, cuyo número todavía se desconoce, y en solidaridad con sus descendientes". Representantes de la cultura como Alberto San Juan, Juan Echanove, Asunción Balaguer, Alvaro de Luna, Luis Pastor o Azucena Rodríguez son los encargados, junto con familiares de las víctimas, de leer los nombres de los que fueron fusilados y enterrados en las fosas comunes del cementerio de la Almudena.

de un listado conocido con 3.000 fusilados. «No hemos venido a llorar sobre su recuerdo», manifestó Marcos Ana, el preso que más tiempo pasó en las cárceles franquistas, un total de 23 años, «sino para demostrar nuestro compromiso con los ideales que les quitaron la vida». También hubo palabras para la clase política y para un Ejecutivo cada vez más distanciado de las aspiraciones de los artistas de la «Zeja». Fue el propio Marcos Ana quien lamentó la falta de asistencia de algún representante del Gobierno. «No está aquí porque no se quiere vincular a estas cosas. Si hubiese cumplido con su deber con la memoria histórica, no seguiría perdurando la memoria de los vencedores», criticó en tono de reproche. No faltaron, eso sí, Gaspar Llamazares e Inés Sabanés, de Izquierda Unida. El primero aprovechó para pedir una vez más al Ejecutivo que «se haga cargo de las exhumaciones y que declare la nulidad de las sentencias de los juicios sumarísimos».