La CE no ve una solución inmediata en los eurobonos pero anima al debate

La Comisión Europea (CE) advirtió hoy de que los eurobonos "no son una solución inmediata"a los problemas que atraviesan los países de la zona euro, pero animó al debate entre los Estados miembros en la cumbre de mañana y pidió una "hoja de ruta"para su puesta en marcha.

La Razón
La RazónLa Razón

"Seguimos pensando que las euroobligaciones son un elemento importante para asegurar la estabilidad financiera de la eurozona", señaló en una rueda de prensa el portavoz comunitario Olivier Bailly.

La CE, recordó Bailly, propuso el pasado mes de noviembre tres posibles fórmulas para la creación de eurobonos, un asunto que el nuevo presidente francés, François Hollande, está decidido a tratar con sus colegas europeos en la cumbre comunitaria que se celebra mañana en Bruselas.

"El debate continúa", señaló Bailly, quien dijo que Bruselas toma nota de las discusiones mantenidas al respecto por los gobiernos alemán y francés ayer en Berlín.

Para el Ejecutivo comunitario, en cualquier caso, los eurobonos no son algo con lo que pueda contarse a corto plazo.

Según el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, para hacer realidad los eurobonos es necesaria una "mayor integración fiscal y económica"en la zona del euro para "minimizar el riesgo moral y asegurar la sostenibilidad fiscal".

"En otras palabras, las características de una unión económica y política requeridas para hacer de la mutualización de la deuda algo racional", dijo Rehn en un discurso en Estrasburgo (Francia) ante el Parlamento Europeo (PE).

Rehn defendió la necesidad de diseñar una "hoja de ruta a medio o largo plazo"en la que se detallen esos pasos hacia una mayor integración que permitan que la emisión de deuda común "tenga sentido para todos los Estados miembros que comparten divisa".

La defensa de los eurobonos por parte Hollande puede suponer la primera gran ruptura del eje franco-alemán que forjaron durante los últimos años la canciller Angela Merkel y el presidente Nicolas Sarkozy.

El asunto es "sensible", según reconoció hoy la Comisión, que consideró positiva cualquier discusión que los jefes de Estado y de Gobierno puedan celebrar mañana al respecto.

En su carta de invitación a la cumbre, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, llamó a los líderes a un debate "sin tabúes"sobre una mayor integración económica en la Unión a largo plazo, lo que puede interpretarse como una invitación a poner sobre la mesa el asunto de la mutualización de la deuda pública.

A priori, la iniciativa cuenta con una oposición frontal de Alemania y de otros países como Holanda, Finlandia y Austria, que temen ver encarecida su financiación en los mercados.

En el lado favorable a los eurobonos figuran, junto a Francia, países como Italia y España, aunque ayer el Ejecutivo de Madrid subrayó que no la considera prioritaria en estos momentos dado el tiempo que tardaría en ponerse en marcha.